El triunfo de Gabriel Boric una esperanza para la caduca izquierda latinoamericana

Nítido fue el triunfo electoral de Gabriel Boric, en un Chile que terminó por refrendar en las urnas ese deseo de cambio plasmado en el proceso constituyente. Un contundente respaldo para un camino que no será fácil, la izquierda latinoamericana se reanima tras caer en los últimos años.

Con la victoria de Gabriel Boric en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, se abre en Chile la vía para que la izquierda tome el poder. La gran sorpresa fue lo holgado del resultado a favor de Boric, quien logró una ventaja de más de 11 puntos porcentuales. No fue un reñido voto a voto, sino un pronunciamiento claro, que integra también a gran parte de ese centro que había quedado fuera de la contienda después de la primera vuelta. Tan claro fue, que José Antonio Kast reconoció rápidamente su derrota, cuando apenas se contaba con el escrutinio del 50 por ciento de los meses electorales. Una buena señal para los tiempos que vendrán.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, saludó este domingo el triunfo en Chile de Gabriel Boric tras imponerse al conservador José Antonio Kast en el balotaje presidencial y consideró que con ello «se fortalece la democracia latinoamericana».

«Saludamos el triunfo electoral de @gabrielboric, que es el triunfo del pueblo chileno. La democracia latinoamericana se fortalece con base en la unidad, el respeto y, sobre todo, la voluntad de nuestros pueblos», escribió Arce en Twitter.

El mandatario boliviano finalizó su mensaje acompañándolo con una fotografía del candidato vencedor con un efusivo «¡felicidades al presidente electo de #Chile!»

Así también el dictador del régimen chavista de Venezuela, Nicolás Maduro, felicitó al izquierdista Gabriel Boric.

“Felicito al Pacto Apruebo Dignidad por su victoria, y al nuevo presidente electo de Chile, Gabriel Boric. Saludo al pueblo de Salvador Allende y de Víctor Jara por su contundente victoria sobre el fascismo”, dijo Maduro en su cuenta en Twitter. El líder chavista calificó de “gran jornada democrática” el evento electoral efectuado hoy en Chile.

Eugenio Tironi, catedrático de la Universidad Católica, dice: “Boric sería una versión corregida de [el activista francés] Daniel Cohn-Bendit, que hace el Mayo del 68 en 2011 y en lugar de irse a una comunidad hippie crea un partido”. Y continúa: “Se vende al sistema, pero no hace carrera dentro de los partidos tradicionales y funda [en 2017] una fuerza propia que es el Frente Amplio. Primero derrota al Partido Comunista en la interna, luego pasa a la segunda vuelta [tras la primera, del 21 de noviembre], rearticula después a todo el centroizquierda” y, finalmente, gana la presidencia.

Algo que ha preocupado a sus críticos es su apego a la izquierda comunista, sin embargo, solo el tiempo dirá si Chile tomó el camino correcto o se fue por un modelo caduco. A esta pregunta respondió a finales del 2021.

 

¿Quién es Gabriel Boric?

Nacido en 1986 en Punta Arenas, en el extremo austral de Chile, en el seno de una familia de clase media alta con ascendencia croata y española, Boric es el mayor de tres hermanos.

Su padre es ingeniero químico y ha militado en la Democracia Cristiana; su madre es secretaria.

La suya es la primera generación de chilenos que conoce más del régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990) por lo que otros les han contado que por experiencia propia.

Esta es una clave para entender la fractura que hay en la política chilena, que llevó tanto al triunfo de Boric como al desplome de los partidos tradicionales que gobernaron el país sudamericano desde el regreso a la democracia en 1990.

«El gran clivaje político hoy en Chile es generacional: entre la generación que nació en democracia y la más antigua, que vivió la experiencia del golpe de Estado, la dictadura, la transición a la democracia y aprendió ciertas lecciones», señala Robert Funk, politólogo de la Universidad de Chile.

«Los más jóvenes están ahora por experimentar su propio camino», le dice Funk a BBC Mundo.

La política y lo que ocurrió en los años de Pinochet eran temas de conversación en la familia de Boric, que es «muy diversa y profundamente democrática», cuenta su hermano Simón.

Agrega que al hoy presidente electo de Chile también le interesan la poesía, la literatura y la historia, el fútbol y descubrir discos poco conocidos.

Si bien tuvo una formación católica e hizo su primera comunión, Boric se define como agnóstico. «Me fui alejando de la Iglesia, no solamente (por) los casos de abuso, la ostentación…», explicó en una entrevista en canal 13 de Chile.

Recibió su educación básica y media en The British School de Punta Arenas, donde desde los primeros grados comenzó a mostrar vocación política al pedir el voto de sus pares para ser presidente de curso.

Crecer en un sitio aislado contribuyó a que Boric cuestionara desde muy temprano el centralismo de su país y una «sociedad que fomenta fuertemente el individualismo y poco la unión», afirma su hermano.

La ciudad de Punta Arenas lo ha marcado siempre. El símbolo de su campaña, de hecho, proviene de allí: un árbol ciprés ubicado en el centro de la ciudad sureña, que el futuro presidente solía trepar cuando era niño.

Cuando se mudó a Santiago en 2004 para estudiar Derecho en la Universidad de Chile, Boric dejó a su novia en el sur y tuvo dificultades para acostumbrarse a la nueva vida capitalina.

El hecho que lo llevó a disciplinarse, según relató en la misma entrevista televisiva, fue un cáncer que le diagnosticaron a su hermano menor, Tomás, quien debió recibir tratamiento en Santiago.

Eso «significó un cambio en mi vida, pero radical», dijo Boric.

Aunque se mantiene soltero, desde hace dos años y medio está en pareja con Irina Karamanos, una feminista de 32 años con quien hizo algunas apariciones públicas al final de la campaña.

En una entrevista con Don Francisco, Boric reveló que entre ellos se dicen «chofo» y «chofa», un apodo que proviene de alcachofa. «Nos gustan mucho las alcachofas», señaló.

Esto provocó que la alcachofa se transforme en otro de sus símbolos.

Con información de: EFE, El País, BCC.

1 pensamiento sobre “El triunfo de Gabriel Boric una esperanza para la caduca izquierda latinoamericana

  1. Espereremos que el nuevo presidente electo de Chile. Que una a la poblacion. Crea fuentes de trabajo. Mejore las condiciones del nivel de vida de los chilenos. Que le vaya muy bien. Dios lo bendiga.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: