Leonidas Iza lleva a asambleístas y dirigentes de Pachakutik a enfrentar la justicia indígena

Para resolver el conflicto y el llaki (daño) que habrían causado los asambleístas del movimiento Pachakutik (PK) por sus actuaciones en la Asamblea Nacional, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, decidió iniciarles la aplicación de la justicia indígena en una asamblea nacional que se realizará este martes en Otavalo (Imbabura).

El cisma interno que enfrenta el movimiento político Pachakutik, con el anuncio de nueve de sus asambleístas de rebelarse a la coordinación de PK que lleva Rafael Lucero, impulsó a Iza a oficializar las medidas de hecho.

La resolución fue informada a los dirigentes indígenas de la Conaie en las últimas horas, y en ella —sin mencionar nombres— se describe que los asambleístas y dirigentes del Comité Ejecutivo Nacional de PK “demostraron un actitud antiética, inmoral, incoherente, desleal con el proyecto político e ideológico, lo que rompe con toda la disciplina comunitaria y contraviene el ejercicio eficaz de los derechos colectivos”.

Serán llevados a enfrentar la justicia indígena en una asamblea que se instalará este martes desde las 09:00 en la parroquia de San Pablo Lago en Otavalo.

Se los culpa de haber generado con sus acciones un grave conflicto interno en sus pueblos y nacionalidades, lo que obligó a Leonidas Iza a “actuar y resolver”.

El dirigente relata en la misiva que los asambleístas en su accionar diario en las funciones de legislación, fiscalización y control político, pese a contar con resoluciones colectivas, han actuado de forma “contraria, de desobediencia, desacato y de traición a los mandatos colectivos, afectando y atentando gravemente la integridad de los pueblos y nacionalidades”, atentando incluso contra “la consecución del buen vivir para la mayoría del pueblo ecuatoriano”.

Iza reprocha al Comité Ejecutivo Nacional de PK, presidido por Marlon Santi, el haber contravenido los principios de conducción del bloque legislativo. En esencia, “han demostrado una actitud antiética, inmoral, incoherente, desleal con el proyecto político e ideológico del movimiento indígena, lo que rompe con toda la disciplina comunitaria y contraviene el ejercicio eficaz de los derechos colectivos”.

Esta decisión es efecto del anuncio que hicieron el pasado 15 de diciembre nueve asambleístas de PK, quienes anunciaron la constitución de un grupo parlamentario que no se prestará a chantajes y acuerdos que impliquen afectar intereses populares. Su decisión incluyó la declaratoria de una “autonomía total” ante el Gobierno de Guillermo Lasso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: