Mar. Nov 30th, 2021

Lo que ingresa de forma ilegal puede ser más dañino para la salud pues se desconocen sus componentes. El 51% de los cigarrillos en Ecuador son de origen ilícito.

Es común ver en las calles a vendedores de cigarrillos que ofertan marcas comerciales o cajetillas cuyos nombres se desconocen, pero que son atractivos para los ciudadanos pues su costo es menor.

El ecuatoriano Enrique Terán, Ph. D. en Farmacología junto a 100 expertos de todo el mundo envió una carta, en octubre de 2021, para que los países miembros del Convenio Marco para el Control del Tabaco (Ecuador es uno de ellos) adopten una postura más abierta en la lucha contra el tabaquismo, los daños que este ocasiona en la salud y el control del contrabando de este producto.

Un informe realizado por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) detalla que el 51% de los cigarrillos que se consumen en el país son de consumo ilícito.

Durante el Cuarto Congreso Científico sobre reducción de daños por tabaquismo, que se realizó en Colombia, y en el que participó Terán,   se detalló que el contrabando de cigarrillos – al no ingresar bajo normativas de control sanitario– pone en duda los materiales con los que están hechos. Un factor que preocupa pues provocarían un daño adicional a los fumadores.

 Bajos costos, naturalización y más niños fumadores

 La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) detalla que en Ecuador el 14,5% de menores de entre 10 y 19 años aseguró que ya había probado un tabaco. El 28,4% se considera consumidor frecuente.

Mientras que el Atlas Mundial del Tabaco detalló que, en promedio, en Ecuador se fuma desde los 12 años. Y que los adolescentes ecuatorianos “de entre 13 y 15 años fuman igual o más que los adultos”.

Las causas por las que se empieza a temprana edad son muchas, pero la neumóloga, Gabriela Montaño, detalla tres.

En primer lugar – dice– dentro de los hogares existe una naturalización del consumo del cigarrillo. “Papá fuma, mamá fuma. Los niños replican lo que ven”. Para la especialista, la ciudadanía no entiende que las drogas lícitas son tan dañinas como las ilícitas y representan altos costos para la salud y el sistema público.

Por ejemplo, los gastos directos de atención médica de las enfermedades que ocasiona el tabaquismo ascienden a un total regional de $46.346 millones. En Ecuador, el tabaquismo genera un costo directo anual de $478 millones, lo que equivale al 0,47% de todo el Producto Interno Bruto (PIB) del país y al 6,32% de todo el gasto público en salud anual, según un reporte de 2016.

Otro componente es que la falta de control del contrabando hace que haya un mayor acceso, ya que “los costos son muy bajos y se encuentran en cada esquina. Porque el contrabando es penado cuando se incauta a su entrada, pero no cuando logra llegar a las calles”, dice.

Por ejemplo, una cajetilla de una marca que ingresa de manera oficial al país cuesta $5 y una de contrabando – de origen chino en su mayoría– cuesta como máximo $1,50. Esto incluso generaría un perjuicio económico al país, pues estos productos no son declarados.

Tampoco existe una regulación sobre dispositivos como cigarrillos electrónicos o vapeadores ya que no existe una regulación para su comercialización.

“Han encontrado tierra muy fértil en Ecuador debido a que existe una diferencia de precios de 5 a 1″, dijo a Efe Glenda Ruiz, directora de asuntos externos de Itabsa y Proesa.

Deja un comentario