\ En nueva Ley el empleado deberá pagar indemnización al empleador si es despedido - Periodismo Ecuador
Presidente Guillermo Lasso cumple 100 días en el Gobierno de Ecuador

Con asombro juristas, empleados e incluso los empleadores han visto el artículo 75 del proyecto de Ley enviado a la Asamblea por el Presidente Guillermo Lasso, llamado Ley de Oportunidades, y es que es su contenido asegura que si un empleado es despedido por «causas justas» deberá pagar el valor del último sueldo recibido al empleador a modo de indemnización.

El contenido del Proyecto de Ley de Creación de Oportunidades continúa siendo materia de análisis en el terreno laboral, donde la normativa, entregada por el Ejecutivo a la Asamblea nacional el viernes pasado, presenta una alternativa al actual Código del Trabajo con el objetivo de crear plazas de trabajo para el 70 % de la población que no tiene un empleo adecuado.

Uno de los artículos del proyecto que genera controversia, el art. 75 denominado ‘Indemnización por justas causas’, que establece que en caso de que el contrato terminase por una de las justas causas indicadas en el art. 70 de esta ley, el trabajador deberá pagarle al empleador una indemnización equivalente a un mes de la última remuneración completa.

A su vez, las causales indicadas en el art. 70 son 13, por las cuales el empleador podrá dar por terminado el contrato, sin necesidad de trámites o de formalidades previas:

1) Por más de dos ausencias o impuntualidades injustificadas al trabajo, dentro de un término de sesenta días. Las impuntualidades pueden ser respecto a la entrada o a la salida del trabajo. Las ausencias y las impuntualidades se sumarán entre sí para el conteo de los más de dos hechos que configuran esta causal.

2) Por indisciplina.

3) Por desobediencia al reglamento interno de trabajo debidamente aprobado.

4) Por falta de probidad. Para esta causal no es necesario que se produzcan daños al empleador o a terceros, sino la sola falta de apego a la rectitud en el obrar y al cumplimiento ético del deber.

5) Por injurias al empleador, a los trabajadores, a los clientes, a los proveedores o, en general, a las personas relacionadas al trabajo, o a los familiares de todos los anteriores.

6) Por ineptitud para el trabajo para el cual fue contratado. Esta causal no está limitada al tiempo de servicios, por lo que puede configurarse en cualquier momento.

7) Por denuncia injustificada contra el empleador ante el ministerio rector del trabajo o ante la seguridad social.

8) Por falta de acatamiento a las medidas de seguridad, de prevención, de higiene y de salud exigidas por la legislación, por las autoridades competentes y por los reglamentos internos respectivos debidamente aprobados; o, por no acatar las prescripciones o dictámenes de los médicos ocupacionales, externos o de la seguridad social.

9) Por cometimiento de acoso laboral, ya sea por acción u omisión, de manera individual o coordinada con otros individuos, hacia el empleador o los trabajadores.

10) Por divulgación de información confidencial o de secretos del empleador, de sus clientes o de sus proveedores.

11) Por entrega de información falsa que haya inducido a su contratación.

12) Por inobservancia de la legislación relacionada a la ejecución de sus labores.

13) Por no retomar sus labores al día siguiente de terminada la huelga, como excepción al número 1 de este artículo.

El experto laboral Lenín Luque califica a estos artículos, el 70 y el 75, como inconstitucionales, al asegurar que se transgrede el art. 76, numeral 7 literal e de la Constitución que establece que nadie puede ser juzgado más de una vez por una misma causa.

Para el jurista Gabriel Molina, «es inaudito que por dos atrasos, ojo si te atrasa un minuto igual es considerado, seas despedido, y no solo eso, sino que tengas que pagarle al empleador», asegura.

Mariuxi Fabre, especialista en derecho penal y máster y especialista en derecho constitucional, indicó que en el art. 70 del proyecto no se respetan los preceptos del Convenio sobre la terminación de la relación de trabajo 158, que en su art. 7 dispone que deben existir procedimientos previos a la terminación de la relación laboral, como es la de entregarle al trabajador la posibilidad de la defensa de las acusaciones que le pueda hacer el patrono.

Fabre indicó que todas las causales del art. 70 se tornan en ilegales e injustas al no existir la competencia (art. 545. numeral 5 del Código del Trabajo) por parte del inspector del Trabajo de conceder o no el visto bueno, que se obviaría con la nueva legislación, existiendo contradicción con el Código del Trabajo, que no será derogado.

La experta notó otras diferencias entre lo propuesto en el proyecto, en el art. 70 y el actual Código del Trabajo. Por ejemplo, en la causal 1 se amplía a 2 meses el tiempo para la infracción, siempre es un mes, de acuerdo con las prescripciones especiales art. 636 del Código del Trabajo (CT).

En el caso de la causal 3 -por desobediencia al reglamento interno de trabajo debidamente aprobado-, indicó que es ambiguo, el emplear violaciones a la ética y rectitud, pues en el CT siempre debió probarse el daño al patrono.

En la causal 6 -por ineptitud para el trabajo para el cual fue contratado-, Fabre indicó que en comparación con el CT, el nuevo proyecto obvia el hecho de que a una persona con varios años de labores es más difícil alegar ineptitud manifiesta, entre otras diferencias.

“Este proyecto de ley no se compadece con los derechos fundamentales del trabajador, viola el principio a la intangibilidad, este principio impide que se regule de manera regresiva una vez obtenida la conquista laboral”, concluyó Fabre.

Por su parte, el exministro del Trabajo Raúl Ledesma precisó como antecedente que la naturaleza de la norma íntegra es generar oportunidades para que se creen plazas de trabajo adicionales a las existentes, además de generar un mayor crecimiento económico.

En este contexto, Ledesma aseguró que el art. 75 contribuiría a la generación de empleos adicionales porque generaría costos menores a los actuales en los procesos de desvinculación laboral, reduciendo el valor a pagar por parte del empleador de tres salarios a al menos uno solo por la terminación unilateral de un contrato de trabajo.

Ledesma también cita diferencias importantes con el Código actual.

“Las causales hoy propuestas en el art. 70 debían probarse mediante otorgamiento de un ‘visto bueno’. Hoy en la propuesta de nueva ley esto se omite y se asume como ocurrido efectivamente a la sola afirmación del empleador”, analizó el exministro.

 

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario