\ Guillermo Lasso asumió el poder en Ecuador - Periodismo Ecuador

El nuevo presidente, Guillermo Lasso, aseguró que se acabó el tiempo de los caudillos;y se buscará un desarrollo que no deje atrás a nadie.

Luego de jurar como presidente de la República y recibir la banda presidencial, Guillermo Lasso inició su discurso con un llamado a liderar un nuevo siglo de republicanismo ecuatoriano.

Guillermo Lasso lamentó que la clase política no ha estado a la altura para resolver los problemas del país.

“Recibimos un país con históricos niveles de desempleo. Un país donde los culpables engordan sus bolsillos y hay altos indicadores de desnutrición infantil. Un país donde los políticos le han fallado a la juventud”, aseveró.

Lasso recalcó que la renovación, el cambio de rumbo inicia con la decisión firme de no acumular más poder en la figura del presidente de la República.

“No perseguiremos a nadie, no callaremos a nadie. Seré el jefe democrático de un Estado democrático. Hoy termina la era de los caudillos. “, afirmó.

Prosperidad con equidad

El Presidente aseguró que su mandato se basará en el equilibrio entre el crecimiento económico y la justicia social.

En ese sentido, negó que la intención sea minimizar al Estado, sino maximizar su capacidad para servir a los más pobres. En otras palabras, un sector público eficiente  para erradicar el hambre, la enfermedad, la falta de educación, el abandono.

La erradicación de las desigualdades y violencias contra las mujeres también es parte de la justicia social. “Los derechos de las mujeres son derechos humanos. Y pondremos en marcha todas las políticas necesarias para garantizarlos”, acotó.

Otro aspecto prioritario será la desnutrición infantil porque la “imperdonable inacción de hoy, nos está costando el mañana”.

Asimismo, Lasso hizo un llamado para que se reactive la sociedad civil y la empresa privada para empujar todos la recuperación económica y la solución de las desigualdades.

“Mientras como país no podamos ayudar a los más pobres, este Gobierno no podrá ayudar a los más ricos”, dijo.

Lucha contra la pandemia

Lasso reconoció tenemos por delante meses difíciles que pondrán a prueba la determinación nacional.

“El país tiene que movilizarse. Ministerios, hospitales públicos y privados, médicos, enfermeras, municipios, juntas parroquiales, dispensarios médicos, todo aquel que tenga la fuerza y el conocimiento para poner la vacuna, o para ayudar a que otro la suministre”, puntualizó.

El presidente dijo que a la pandemia no le importa nuestra economía, ni los comercios ni los empleos. Pero tampoco le importa quién la detenga, sea ésta una farmacia o un hospital público.

“Por eso responderemos desde múltiples frentes, juntando todas nuestras fuerzas para maximizar soluciones que arrinconen al virus. Será el más grande despliegue logístico de nuestra historia para cumplir con el más sagrado deber de un Gobierno: salvar las vidas de sus ciudadanos”, añadió.

Desde hoy mismo, según Lasso, entra en vigor el plan que tendrá como objetivo la vacunación de 9 millones de personas en 100 días. El renovado Ministerio de Salud Pública contará con el apoyo directo del Vicepresidente de la República y la Unidad de Coordinación de Vacunación.

“Vacunaremos sin descanso porque el virus no des-cansa. Siete días a la semana, en cada provincia, en cada pueblo y parroquia”, aseguró.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario