Las medidas gubernamentales obligatorias instauradas por la emergencia sanitaria del Covid-19, se convirtieron en un verdadero reto para los negocios, los cuales tuvieron que migrar de su vida cotidiana a nuevos canales de comercio como plataformas digitales.

A nivel mundial varios estados fueron afectados en su economía a causa del Covid-19 y Ecuador no fue la excepción.  La falta de preparación para los nuevos cambios de comercio fue la evidencia de ello, seguido de la caída de las importaciones en un 29% entre enero y mayo 2019 vs 2020 con una reducción del 40% Operativa de los Courier. En este contexto, el eCommerce Crossborder (comercio electrónico transfronterizo) toma más fuerza con un crecimiento regional de hasta un 800% y en el caso de Ecuador de un 300%.

De tal forma, el Covid–19 sorprendió al Ecuador transformando el futuro que hasta hace poco se preveía para el comercio electrónico, llevando así a muchas pymes y empresas a generar grandes inversiones y esfuerzos para la migración digital que han tenido que realizar aceleradamente, para mantenerse virtualmente operativas y no desaparecer del mercado.

En Ecuador el 82,3% de las MiPymes utilizan internet y a pesar del acceso que poseen, se limitan a usarlo para enviar correos y realizar funciones administrativas; solo un 27,4% de estas tienen presencia en la web, según datos del 2020 por el Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información. En este contexto y en medio de una gran crisis mundial, los ecuatorianos deben ver al Covid-19 como una oportunidad para abrir nuevos canales de negocio y adaptarse a la realidad de realizar compras habituales a través de transacciones electrónicas. 

Por su parte Juan Carlos Loza, representante de una de las plataformas transfronterizas más grande de América Latina, comenta que “Ecuador vive el boom del E-commerce por necesidad de sobrevivir y evolucionar, transformándose digitalmente y acelerando una brecha con países como Argentina de 10 años, con Colombia de 7 años y Perú con 5 años, lo que llevo a la economía ecuatoriana a iniciar un proceso de maduración que normalmente llevaría 5 años en apenas 6 meses, permitiendo que el e-commerce llegue al país de una forma más rápida”.

Las crisis siempre son oportunidades y en tiempos de Covid-19 el uso de la tecnología se ha vuelto prácticamente un requisito obligatorio a nivel comercial. Las formas tradicionales de negociación en compra y venta, se han transformado en las empresas debido al buen uso que se le atribuye a la tecnología, por lo que han implementado medidas de protección para que los compradores sientan confianza y seguridad al momento de realizar una compra.

Así es como el e-commerce Crossborder seguirá siendo una tendencia que está ayudando a superar la crisis por la pandemia, permitiendo desarrollar las actividades comerciales, reactivando el sector productivo-económico del Ecuador y según datos de la Superintendencia de Bancos del Ecuador al 2020, el ticket promedio internacional es 5 veces menor al gasto de una operación promedio nacional es decir tiene mayor aceptación de compra por la seguridad que brindan estos portales.  Muestra de ello es Tiendamia, que lleva 9 meses en el mercado y ya se posiciona como una de las mejores plataformas e-commerce para realizar compras internacionales.  Su representante afirma que, en su portal, Quito es la ciudad con mayores transacciones electrónicas, seguido de Guayaquil, Cuenca, Machala y Manta.

Se proyecta que Ecuador tendrá un crecimiento exponencial con todos los cambios y vanguardia de la transformación del e-commerce.  Ya en el 2020 alcanzó un volumen de negocio en comercio electrónico de $ 2.300 millones equivalente a un 43,75% en comparación al año 2019 y el 2021 no será la excepción, según la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico que estima que su crecimiento en el área comercial seguirá siendo acelerado.

Más aún con la nueva normativa en el cual se elimina el impuesto 4×4, donde el comercio transfronterizo tendrá mayor crecimiento y será más beneficioso para los ciudadanos que realicen compras en el extranjero. Es importante recalcar que la eliminación de este sistema 4×4 no es una amenaza para la producción local ya que el 90% de productos que se compran en el extranjero no se venden en Ecuador y en su mayoría no son producidos localmente. Es momento de sumarnos a la nueva globalización, educándonos sobre las nuevas tendencias digitales que fortalecerán cada vez más la economía del país, aumentando la confianza de los consumidores para realizar transacciones y compras electrónicas más seguras.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario