Aunque todos los adultos mayores que acudieron al Hospital del Adulto Mayor (HGAM) habían sido citados a una hora determinada para recibir su primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, debieron realizar una larga fila en medio de gran confusión y desorden.

Lo mismo ocurrió en las instalaciones del Centro de Atención Temporal Quito Solidario en el parque Bicentenario, donde fueron convocados alrededor de 2.000 adultos mayores del proyecto 60 y PiQuito del Municipio capitalino.

Acceder a la vacuna les llevó varias horas a todos los adultos mayores con o sin problemas de movilidad, debido a la aglomeración en las afueras de las instituciones sanitarias y luego triaje, registro de datos y proceso de recuperación.

Aunque la autoridad sanitaria no ha difundido indicaciones previo a la vacunación, los adultos mayores consultados por EDICIÓN MÉDICA en el HGAM, han firmado que en la llamada telefónica de convocatoria no se les preguntó si se han contagiado de la COVID-19 o si recibieron previamente la vacuna contra la influenza, por ejemplo.

Algunos pacientes llegaron descompensados por sus enfermedades prexistentes y fueron atendidos por el personal del hospital, previo a su vacunación. No obstante, en todo el proceso no existió distanciamiento.

Personal de las dos unidades de salud y algunos miembros de la Policía intentaron controlar el desorden por varias ocasiones, ante la permanente protesta de los acompañantes.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario