Los casos de familias enteras contagiadas con COVID-19 siguen apareciendo en diversas zonas del Ecuador. En los hospitales públicos y casas asistenciales privadas hay poco espacio para atender a las personas que llegan con síntomas graves de esta patología.

Funcionarios de Salud de la zona 3 han reconocido que ante la gran demanda de pacientes COVID-19 en los sanatorios, varios medicamentos, especialmente los sedantes, están escasos.

o masivo se registra en Latacunga. María José es estudiante de cuarto semestre de la carrera de Comunicación Social en la Universidad Técnica de Ambato (UTA). Ella contó que doce de sus parientes se contagiaron con COVID-19. Dos de ellos, su abuelita y un tío, se encuentran en estado crítico.

Lamentablemente, los insumos médicos no tienen en disponibilidad en los hospitales, por eso se tienen que comprar las medicinas y algunas se encuentran en las farmacias, pero cuando no hay ahí, no sé cómo consiguen otras personas que nos venden las ampollas de midazolam de 50 y la fentanilo de 10 en $ 28, $ 35 y hasta en $ 50. Son precios sumamente altos porque estas medicinas valen $ 8, pero como no hay se encuentran a costos muy elevados”, manifestó la joven.

Comentó que su tío está intubado y sedado, pero que lamentablemente no hay espacios en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de sanatorios locales. Explicó que requieren de casi $ 1.000 diarios para comprar las ampollas que necesita para su tratamiento y que pronto su condición mejore.

María José indicó que sus familiares están internados desde el 6 de marzo en el hospital General de Latacunga. Narró que al llegar al sitio esperaron por horas para que atiendan a su tío, quien presenta un cuadro de salud más grave. Al no tener espacio en la UCI, lo mantienen en una camilla de Emergencias.

Agregó que otros diez parientes, entre tíos y primos, también están contagiados, pero que se encuentran en sus domicilios. Ellos se hacen tratar con médicos particulares, lo que también genera gastos económicos por lo costoso de las recetas.

Explicó que ante la difícil situación que atraviesa la familia, por la enfermedad y por los gastos que tienen que realizar, decidieron organizar una rifa solidaria en la que entregarán como premios una cocina, un cerdo, una licuadora, dos edredones, una vajilla y un premio sorpresa, que será el 21 de marzo. Ellos venden cada boleto en $ 2.

María José contó que también se está realizando una colecta a través de la cuenta de ahorros 2203411952, del Banco Pichincha, a nombre de Gloria Patricia Sevilla Herrera. Apelan a la solidaridad de las personas para poder reunir la cantidad de dinero que necesitan para los tratamientos médicos.

Dijo que entre sus parientes que están sanos existe el temor de contagiarse de COVID-19, al estar pendientes y en contacto cercano de sus familiares infectados, al ir a los hospitales para conocer avances sobre su estado de salud.

Ante la situación, María José hizo el llamado a la ciudadanía para que tome conciencia de la importancia de cuidarse con el uso de mascarillas, el distanciamiento social, el lavado de manos y que evite salir por cosas innecesarias.

La joven también pidió a las autoridades que se dote de las medicinas que se requieren en los hospitales, porque mucha gente no tiene dinero para asumir tantos gastos.

Ecuador enfrenta la mayor ola de hospitalizaciones por esta enfermedad desde que se inició la pandemia en marzo del 2020. El Ministerio de Salud Pública (MSP) reportó este viernes 1.413 pacientes hospitalizados a nivel nacional: 882 se encuentran en condición estable y 531 tienen pronóstico reservado.

Hasta ayer, en el país se contabilizaron 299.216 casos confirmados de coronavirus, así como 16.193 muertes (entre confirmadas y probables) por el virus.

Además, en la página planvacunarse.ec se informó que hasta el pasado jueves 89.687 personas habían recibido la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario