\ Italia detectó un caso de la nueva cepa del coronavirus en Roma - Periodismo Ecuador

El Ministerio de Sanidad italiano ha informado este domingo de la detección de un caso de la variante británica del coronavirus, un paciente que llegó recientemente de Reino Unido a través del Aeropuerto de Fiumicino. “El Departamento Científico del Policlínico Militar Celio, que en esta emergencia colabora con el Instituto Superior de la Sanidad, ha secuenciado el genoma del virus Sars-CoV-2 de un sujeto que dio positivo con la variante encontrada en las últimas semanas en Reino Unido”, ha explicado el Ministerio en una nota de prensa.

El paciente y su pareja, llegados de Reino Unido en los últimos días, se encuentran en aislamiento y han seguido todos los procedimientos establecidos por el Ministerio de Sanidad junto con otros familiares y contactos cercanos.

La nueva cepa detectada en Reino Unido no es más mortífera, pero sí hasta un 70 por ciento más contagiosa a la anteriormente dominante, por lo que el Gobierno británico anunció el sábado nuevas restricciones para Londres y el sureste de Inglaterra, las zonas más afectadas. El domingo, el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, reconocía que la nueva variante de coronavirus “está fuera de control”.

La nueva variante también ha sido identificada en países como Dinamarca, Holanda, Sudáfrica y Australia y dada su gran capacidad de contagio es probable que surja en otros países.

La aparición en el Reino Unido de una nueva cepa del coronavirus, mucho más contagiosa que las otras, preocupa a los epidemiólogos, obligó al reconfinamiento de Londres y el sureste de Inglaterra y llevó a varios países a suspender sus vuelos procedentes del territorio británico este domingo.

El consejero científico del gobierno británico, Patrick Vallance, explicó que esta variante del SARS-CoV-2, además de propagarse rápidamente, se está convirtiendo en la forma “dominante”, lo que conllevó “una subida muy fuerte” de los ingresos hospitalarios en diciembre. La nueva cepa habría aparecido a mediados de septiembre en Londres o en Kent (sureste), según él.

Según el doctor Julian Tang, de la Universidad de Leicester, “esta mutación N501Y ya circulaba mucho antes, de forma esporádica, este año fuera del Reino Unido, en Australia en junio-julio, en Estados Unidos en julio y en Brasil en abril”.

¿Las vacunas aprobadas serán efectivas para esta mutación?

Esta es la gran duda y la respuesta es aún incierta.

Ewan Birney, subdirector general del Laboratorio Europeo de Biología Molecular y codirector de su Instituto Europeo de Bioinformática en Cambridge, aseguró a The Guardian que las vacunas han sido probadas con muchas variantes del virus en circulación, “por lo tanto, hay razones para pensar que las vacunas aún funcionarán contra esta nueva cepa, aunque obviamente eso debe ser probado a fondo”.

La mayoría de las vacunas contra el coronavirus apuntan a la proteína conocida como “de espiga” o “de pico” que el virus usa para adherirse a las células humanas. Las vacunas preparan al cuerpo para poder detectar la proteína de punta para que el sistema inmunológico pueda detectar el virus. Sin embargo, si la proteína de pico muta, el cuerpo podría no reconocer el virus y las vacunas pueden resultar ineficaces. El profesor Calum Semple, de la Universidad de Liverpool, explicó a The Telegraph que “algunas de las mutaciones están ocurriendo en la llave que el virus usa para desbloquear las células. Y esto lo vemos con la gripe cada año y por eso la vacuna contra la gripe tiene que cambiar año tras año”.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario