CLIU es el nombre del cubrebocas inteligente que protege contra el COVID-19. El dispositivo fue pensado como un accesorio inclusivo, tecnológico y fashion a la vez, puesto que está hecho en Italia.

Fue creado por dos emprendedores españoles llamados Álvaro González y Simona Lacagnina; juntos desarrollaron este cubrebocas, capaz de auto desinfectarse, medir la calidad del aire y alertar de focos cercanos de coronavirus. De esta forma obedece a tres pilares: inclusividad, sostenibilidad y tecnología.

Debido a que la parte frontal es completamente transparente le permite ser inclusivo, pues quienes tienen problemas auditivos y requieren leer los labios de la gente no tendrán conflicto con esta actividad.

Pero más allá de eso, Cliu posee características innovadoras que lo hacen ideal para ser usado por cualquier persona. Por ejemplo, gracias a una aplicación para teléfonos móviles y una serie de sensores, el cubrebocas es capaz de informar sobre la respiración y la frecuencia cardiaca de quien lo porta, lo cual resulta útil a la hora de prevenir enfermedades respiratorias.

También cuenta con una estación de carga con un sistema integrado de luz ultravioleta, en donde se puede recargar mientras se desinfecta en pocos minutos.

Forbes

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario