Tras su deceso, la Fiscalía General del Ecuador informó que empezaría una investigación sobre este acontecimiento. Así mismo, aseguró que la Policía Judicial ya tomó versiones de los familiares.  

Sánchez confirmó a este medio que el estado de salud de Morales estuvo grave, por lo que fue trasladado a la clínica Kennedy, en Samborondón, donde a los pocos minutos murió de un infarto. Añadió que el prefecto sufría de una patología respiratoria desde hace unos años que lo obligaba a usar oxígeno. 

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario