Tras la crisis sanitaria que vive el país, una de las ciudades más afectadas es Guayaquil, donde los ataúdes son uno de los artículos más buscados, llegando a costar hasta $1500.

Un ataúd que tenía un precio de $400, ahora se ha triplicado e incluso cuadruplicado debido a la demanda, y es que según datos del Gobierno pasaron de recoger 25 cadavéres diarios a 150. A esto se sumó la falta de un protocolo de tratamiento de cadáveres de personas que fallecían por COVID-19.

Según los expertos el pico más alto de la enfermedad aún no llega, lo que mantiene a las autoridades con todo su contingente en esta ciudad.

 

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario