Anuncios
Sáb. Mar 28th, 2020

Noticias del Ecuador y el mundo

Lucha incansable contra incendio en Quito

2 min read
Los fuertes vientos y la topografía dificultan las labores que se realizan desde el martes para apagar el infierno que se formó en el cerro Casitagua, en Pomasqui, en el norte de Quito.

Los fuertes vientos y la topografía dificultan las labores que se realizan desde el martes para apagar el infierno que se formó en el cerro Casitagua, en Pomasqui, en el norte de Quito. 

El combate contra el fuego se libra a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar. El calor es tan sofocante que la ropa se pega al cuerpo. En el infierno que se formó desde el martes a las 10:15 y que sigue extendiéndose en varios frentes, los socorristas sienten la falta de oxígeno y comentan que si no cuentan con una buena dotación de agua pueden sufrir deshidratación acelerada.

En el combate al fuego participan bomberos, militares, policías y personal de otras instituciones de socorro y asistencia.  Efectivos de los Cuerpos de Bomberos de Cotacachi, Ibarra, Latacunga, Saquisilí, Pujilí, Puerto Quito, Riobamba, Rumiñahui, Sto. Domingo, Tulcán, Ambato y Lago Agrio participan el operativo.

El personal del Cuerpo de Bomberos ejecutó operaciones defensivas durante toda la noche, y a partir de las 6:30 de hoy iniciaron las operaciones aéreas. Un total de 400 efectivos se encuentran desplegados para evitar la propagación del fuego, con el apoyo de 85 Bomberos de Primera Zona del país.

Evaluación de daños 
Para conocer la magnitud del incendio y determinar cuántas hectáreas de vegetación se han perdido, los técnicos hicieron tomas satelitales de concentración del calor.  Luego se armaron grupos de ataque para un área  extensa.

Vegetación volátil
Sofocar el fuego en un cerro de estas características es difícil, porque está lleno de matorrales gruesos que se consumen rápidamente cuando son atrapados por las llamas.

Mientras socorristas realizan labores manuales en la montaña que tiene inclinaciones de 50 y 70 grados. También se ejecutan descargas desde helicópteros que cuentan con sistema bambi bucket. El primer día se realizaron 34 y ayer 64.

Se encomiendan a un santo
A pesar de que hubo mensajes con alertas falsas, la población se mantuvo tranquila. En el barrio El Señor del Árbol, los habitantes se encomendaron a su patrono, pidiéndole que acompañe a los guerreros que luchan contra el fuego. 

Dejando de lado las plegarias, María Sanafria, dueña de una tienda del sector, dijo que le preocupa la contaminación y los animales que viven en la montaña. “Todo se pierde”.

La Hora

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: