Actualidad

La Mariscal de Quito: 100 años entre castillos y una microciudad cosmopolita

La delirante actividad nocturna de Quito se concentra en un sector específico de la urbe, pero en este lugar, mejor conocido como ‘La Zona’, también se esconden hechos clave de la historia capitalina.

Más de cien años han pasado desde que La Mariscal dejó de ser tierra de pastoreo para convertirse en el reflejo de la modernidad capitalina. Allí es posible tomarse un café rodeado de castillos, tomar una cerveza entre amigos, cerrar buenos negocios, cenar comida rápida o gourmet y, de paso, conocer historias como aquella de la princesa enterrada en una iglesia gótica por un juramento de amor o la del presidente que se quitó la vida tras conocer la infidelidad de su esposa.

Un lugar lleno de contrastes que no repara en nacionalidades, pues es el punto de mayor afluencia para el turismo nacional y extranjero. En sus 142 manzanas se puede encontrar casas patrimoniales levantadas junto a modernas discotecas, o restaurantes de comida nacional, indú, árabe, mexicana, china, francesa o fusión, en lo que respecta a la variedad gastronómica la imaginación es el límite.

Aquí es posible escuchar misa en una iglesia y, a unos pasos, visitar varios museos como el del Banco Central del Ecuador o ver una obra de teatro en la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Y es precisamente en la Iglesia de Santa Teresita, en la avenida 9 de Octubre y Francisco Robles, en donde se cuenta  la historia de María Cristina de Borbón, una princesa que se casó en 1948, en Italia, con el ecuatoriano Manuel Sotomayor.

María Cristina, quien en vida fue la hija del príncipe romano Ferdinando de Borbón Dos Sicilias, duque de Calabria, y prima hermana de la madre del rey Juan Carlos, murió en 1985. Llegó a Ecuador acompañando a Sotomayor, quien debía asumir la Vicepresidencia del país.

Sotomayor murió en el cargo apenas un año después de su matrimonio. Entonces, la princesa juró no abandonar nunca la tierra donde reposan los restos de su amado. Tras su muerte, los restos de María Cristina de Borbón fueron enterrados en la iglesia de Santa Teresita.

Y desde allí, basta con cruzar la calle para encontrar buenos hoteles, cafeterías o agencias de viajes. La Mariscal agrupa a 1.892 negocios y los empresarios de la zona trabajan arduamente para que ser referente del turismo sudamericano.

“Para tener un buen producto turístico se debe considerar tres ofertas: ¿Qué hacer? ¿Dónde comer? y ¿Dónde dormir? Aquí tenemos las tres cosas”, cuenta Julio Carrión, coordinador de Desarrollo Turístico y Productivo de Administración de La Mariscal.

Un puntal económico enfocado en el turismo

Carrión cuenta que parte de la estrategia para impulsar el comercio en la esta zona se organizó la Feria Turística La Mariscal 2018, que incluyó una rueda de negocios y varias ponencias con casos de éxito de emprendedores locales.

“La idea central es no se vea a La Mariscal únicamente como un lugar exclusivo para el entretenimiento nocturno, sino también como un lugar ideal para conocer galerías de arte, artesanía, museos, hoteles boutique, turismo gastronómico… Hay mucha cosas más por conocer”, afirmó Carrión.

El comercio turístico en esta zona ya cuenta casos de éxito. Experiencias como la que cuenta Felipe García, gerente de Mercadeo de Grupo NÜ. Esta  firma agrupa el bar restaurante Azuca Latin Bistro, el Azuca Beach, el Q-Bar y el hotel boutique NÜ House.

“Como grupo tenemos varias opciones que aportan a la ciudad en el área de entretenimiento multitarget”, cuenta García y asegura que existen esfuerzos conjuntos para cambiar la idea de que la Plaza Foch es un exclusivamente nocturno.

“Hemos organizado varias campañas, comenzando con la limpieza integral de la Plaza, se pintaron las fachadas, se pusieron árboles, esto le dio un aspecto más verde y familiar. Organizamos también un concurso de arte urbano que tuvo buena convocatoria. En la Plaza hay mucho más”, aseguró.

Y si se trata de lugares alternativos, existe uno en particular que no solo genera comercio, sino que ofrece también un impulso positivo a los nuevos emprendedores. Se trata de Casa Muyu, ubicada en las calles Ramón Roca y Juan León Mera, misma que se autodefine como es un centro de aceleración comercial para el emprendimiento.

Este lugar cuenta con un espacio de coworking, también ofrece asesoría empresarial especializada y servicios externos como asesoría financiera, legal y técnica. Jonnathan Tenorio, del área de Comunicación de Muyu, cuenta que en alianza con Fundación Crisfe y la Cofradía Hotelera, se financia el programa Be Just, una iniciativa de inclusión laboral gratuito para personas con Síndrome de Down. Ellos se capacitan en destrezas técnicas, la certificación de competencias laborales para diferentes cargos relacionados al sector hotelero y servicios gastronómicos.

Junto a Muyu, hace pocas semanas abrió el Café Capital, un emprendimiento de Gabriel Zurita que se propuso ofrecer un servicio alternativo en el que se ofertan productos nacionales. “Mi propuesta es vino de calidad, varietales a buen precio; cerveza artesanal ecuatoriana y café con cuerpo y aroma”, dice este emprendedor que además explica que todos los productos que se venden en este lugar son de una selección especial, apoyando también a nuevos emprendedores.

Y si de estrategias hablamos está también la Casa Mariscal, una galería de arte ubicada en las calles Juan León Mera y Baquedano, que acoge artistas y emprendedores ecuatorianos para que expongan su obra.

Alberto Santos, administrador de este proyecto cuenta que se trata de una iniciativa que nació desde los propios artesanos. “Sentíamos cierta inconformidad en los sistema de venta en otras tiendas en las que dejábamos nuestros productos y decidimos demostrar que se pueden hacer las cosas de una manera diferente”, comenta.

Este espacio abrió sus puertas en 2016 con 19 artesanos y hoy cuenta con 158 que, para poder participar, cumplen con normas de comercio justo como la de no usar intermediarios y ser autores de sus propias obras. De la venta de cada objeto, explica Santos, apenas un 30% que lo queda la galería y utilizado en su mantenimiento.

En cuanto a la oferta hotelera, existen propuestas como la del hotel boutique Marquíz, ubicado en la Juan León Mera y Wilson, que destaca por sus arcos tipo carpanel, escarzano y de medio punto; balcones trabajados en metal y hierro con ornamentos.

Juan Fernando Rueda, a cargo del desarrollo comercial del hotel y representante de la Asociación de Hoteles y Hostales de La Mariscal, señala que este sector cuenta con ofertas para todo gusto. Y para ello los empresarios de la industria hotelera hace grandes esfuerzos para cumplir con las más exigentes demandas de los visitantes.

Un lado patrimonial poco conocido.

Pero más allá del comercio, si hablamos del patrimonio, la Administración Zonal La Mariscal tiene identificadas 200 infraestructuras patrimoniales. Fue en 1.905 que la empresa Anglo French adquirió una gran extensión de terreno en esta zona para para construir una estación de ferrocarril que nunca se hizo.

Luego, el predio fue adquirido por el Municipio y en 1.921 constituyó el barrio de la Mariscal Sucre. Apenas un año más tarde comenzaron a venderse lotes y comenzaron a construirse pequeñas quintas de familias adineradas.

Es a partir de 1930, que la clase pudiente capitalina sale del Centro Histórico y comienza a construir hermosas edificaciones para vivir definitivamente. En 1940 se ubican en la Mariscal algunas embajadas y, actualmente, 18 están en esta zona.

Como parte de este proceso se construyeron 30 castillos construidos con estilos medievales, neogóticos y neomoriscos. Entre estos está la Casa del Patio Parado en la que funciona Casa Muyu.

Con los años, La Mariscal se convirtió en el nuevo centro comercial de Quito y muchos de los castillos residenciales fueron convertidos en oficinas, hoteles y restaurantes. Sus jardines se convirtieron en codiciadas propiedades inmobiliarias para ser vendidas o urbanizadas, pero las construcciones aún en pie son piezas arquitectónicas protegidas y muestran su peculiar encanto en medio de la ajetreada vida de la urbe.

Leonardo Gómez Ponce (LGP)

Categorías:Actualidad

Tagged as: , , , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.