Nuevas estrategias digitales en medio del rechazo del gremio amarillo

Los conductores de taxis amarillos presionan al Municipio de Quito para que prohíba Uber y Cabify en Quito, pero sus acciones no frenan su uso.

La plataforma digital Uber lanzó una nueva estrategia para afianzar su posición en el mercado ecuatoriano mientras las cooperativas de taxis en las ciudades principales insisten en su rechazo y piden a las autoridades prohíban su uso.

Es así que Uber habilitó su nueva aplicación de bajo consumo de datos y almacenamiento reducido.  Esta funciona exclusivamente con dispositivos Android y cuenta con las mismas prestaciones que la aplicación tradicional y ocupa apenas 5Mb de memoria.

Daniel Echeverri, director de Operaciones de Uber para Ecuador y Bolivia, explica que no se trata de una actualización, sino de una app paralela que no reemplaza la anterior. “Los usuarios tendrán el mismo servicio, los mismos costos, los mismos beneficios. Lo que cambia es el tamaño de almacenamiento que es un 85% menor”, dijo a Periodismo Ecuador.

La idea, según Echeverri, es que el ahorro de espacio en los dispositivos permita que más celulares de gama baja o con poca capacidad de almacenamiento puedan usar Uber, sin que esto implique tener que borrar otros archivos.

Mientras esta firma amplía su mercado, el gremio de taxistas en Quito insiste al Municipio capitalino que no permita en la ciudad el uso de estas aplicaciones. Alegan que su presencia fomenta la informalidad y disminuye los ingresos económicos de los choferes de los carros amarillos.

“Es una fuga de divisas porque los cobros se hacen en Barcelona (España)”, manifestó Fernando Valdez, titular de la Unión de Taxis Ejecutivos del Ecuador ( Unatec). “Las acciones que tomaremos serán radicales. No pedimos la suspensión, sino la expulsión de estas plataformas”.

Entre enero del 2016 y junio de 2018, la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) emitió 10.840 sanciones a conductores que transportan pasajeros en autos contar con los permisos. Pero esto no ha frenado la demanda de Uber y Cabify.

Las sanciones se aplican en base al artículo 386 del Código Orgánico Integral Penal, que califica una contravención de tránsito de primera clase el transporte pasajeros, sin contar con el título habilitante. La multa suma dos salarios básicos (USD 772), menos 10 puntos en la licencia y la retención del vehículo por siete días.

La más reciente medida de presión por parte de los taxistas fue la protesta del 4 de octubre pasado, en los exteriores de la Plataforma Financiera, en el norte de Quito. Los manifestantes del gremio amarillo pidieron que se suspenda el Registro Único de Contribuyentes (RUC) a quienes operan con las plataformas Cabify y Uber, en la ciudad. (LGP)

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.