Actualidad

Lenin Moreno declara la guerra a los narcos disidentes de las FARC

De “acto criminal contra nuestros soldados ecuatorianos” calificó anoche el presidente de la República, Lenín Moreno, al atentado que se produjo en la parroquia de Mataje, provincia de Esmeraldas, contra una patrulla militar y que dejó tres uniformados muertos y varios heridos.

A través de cadena nacional culpó del atentado a bandas narcodelincuenciales que operan en la zona, las que se han visto afectadas, dijo, por los operativos de la fuerza pública en la frontera para combatir la delincuencia organizada trasnacional. “Hemos afectado la estructura criminal en más de 600 millones de dólares con la incautación de precursores químicos, drogas, armas e insumos; y sobre todo con la captura de 14 miembros vinculados a esas organizaciones delictivas”, dijo Moreno. Agregó que el atentado de ayer no detendrá los operativos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional y que por el contrario se profundizarán. “Vamos a buscarlos, vamos a capturarlos y se van a arrepentir de sus acciones criminales”, añadió.
Comisión binacional
Como medida para combatir la inseguridad ordenó a la Cancillería que convoque a la Comisión binacional de fronteras y pidió a los ministros de Seguridad y de Relaciones Exteriores de Colombia y Ecuador que activen los mecanismos de seguridad. Agregó que con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, implementarán acciones acordadas en el gabinete de ambos países.

 

Los heridos  
De los tres militares heridos que fueron trasladados a Quito vía aérea, el cabo primero Wilmer Álvarez es quien presenta el cuadro más grave. Producto de las heridas se le amputaron las dos piernas y se encontraba en estado crítico, según informó el coronel Édgar Cadena, director médico del Hospital Militar donde fueron atendidos los uniformados.  “Su situación es bastante crítica. A pesar de que ya fueron amputados sus dos miembros inferiores (…) podríamos tener un suceso desfavorable en la vida del paciente”, dijo Cadena.

Agregó que hasta la tarde de ayer, Álvarez se encontraba en la sala de operaciones y se esperaba luego trasladarlo a terapia intensiva para ver cómo evoluciona su estado ya que las 12 primeras horas tras la operación son las de mayor complicación.

Anuncios
Redacción
Periodismo e investigación

Deja un comentario