IESS tiene un déficit de caja que alcanza los US$1.942 millones para 2017

Sobre la sostenibilidad del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) fue a lo que se refirió el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), Manuel Vivanco, quien aseveró que el instituto, de acuerdo a un primer informe de la OIT, tiene un déficit, no actuarial, sino de caja, que alcanza los US$1.942 millones de dólares para el 2017.

“La Organización Internacional del Trabajo (OIT) es parte del sistema de Naciones Unidas que apoya técnicamente a las organizaciones de los trabajadores para encontrar una mejor justicia laboral en el mundo entero. Por lo cual sus pronunciamientos tienen una doble o triple importancia porque lo que hace es ratificar lo que ya veníamos diciendo acerca de que la situación en el IESS no está bien manejada para encontrar un equilibrio financiero y actuarial”, dijo.

Aclarando que este documento, no es un estudio actuarial, sino una nota técnica, pero basada en informaciones que son profundas, técnicas y bien elaboradas por gente que conoce del tema. Aseguró que la institución no ha sido manejada como un Instituto de Seguridad Social, sino como un Ministerio de bienestar social que tiene otras connotaciones.

“En esta institución existen dueños y son los trabajadores, empleadores y jubilados que aportan para el mediano, corto y largo plazo con el fin de poder cubrir los elementos más complejos de la vida como son la salud, pensiones, riesgos de trabajo, cesantía y hacer un aporte al seguro social campesino. El no haberlo manejado bien durante la última década lleva, no a tener un déficit actuarial, sino de caja donde existe un monto que alcanza los US$1.942 millones para el 2017”, dijo.

Asegurando que esto significa que US$3.632 millones tienen que ser pagados a los jubilados en este año y solo se recibe US$1.690 millones por aportes para ese seguro específico. “Hay que tomar US$1.750 millones del fondo que maneja el BIESS, otros US$200 y algo más de millones desinvertir de otros recursos, pero el hueco es US$1.942 millones. Lo que advierte el documento de la OIT es que si se va a este ritmo y no se toman las medidas adecuadas, en menos de cuatro años, ese seguro no tendrá para pagar pensiones”.

Para Vivanco, hay una gran confusión entre lo que es una institución con dueños y un Ministerio. “En este caso hay personas de 20, 25, 30 años que están aportando para su salud de ahora, del medio y del largo plazo y poderse jubilar cuando tenga 60 o 65 años. Pero también hay personas de mediana edad, de 40, 45 años que esperan lo mismo, o jubilados que están viviendo con esos recursos. Por lo tanto, la sostenibilidad de esta institución tiene que ser considerada una prioridad nacional. Estos estudios no sirven para alarmar, sino para señalar que hay que tomar medidas urgentes para que no ocurra el colapso”.

De acuerdo a la ley, estos estudios tienen que hacerse cada tres años, indicó. Al tiempo de sostener que el último “independiente” se hizo en el 2003. “Lo que hay que hacer es contratar a empresas pequeñas o utilizar la dirección actuarial del seguro social. Hay que llamar a un concurso internacional, a una consultoría internacional para que se hagan estudios individuales de los diferentes seguros, pero integrales en su conjunto para saber qué pasa”. (JPM)

Fuente: Ecuavisa

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: