Rafael Correa llama mentiroso a Lenin Moreno

A través de un comunicado que fue difundido por el twitter del ex mandatario Rafael Correa, tilda de mentiroso a Lenin Moreno, esto tras la cadena realizada ayer por el actual mandatario donde responsabiliza de la crisis económica al anterior Gobierno.

Por definición, un mentiroso jamás va a decir que lo es, pero, pese a las formas, lo seguirá siendo.

El Gobierno actual conocía perfectamente TODAS las cifras de deudas y pasivos, que, además, son públicas. No sólo aquello: mantiene el MISMO equipo económico.

Hacer una cadena nacional para “anunciar” lo que siempre supieron, es tan solo parte de un. show.

Da realmente náuseas ver como se utiliza el mismo discurso de la oposición. Ahora, “gastar irresponsablemente” es construir hidroeléctricas que se debieron hacer hace cuarenta años, y que ahorran a este Gobierno, centenas de millones de dólares. “Gastar irresponsablemente” es construir urgentes escuelas y hospitales. Es reconstruir Manabí y Esmeraldas. ¡Vaya insulto a nuestra gente! ¡Lo irresponsable era no hacer nada como querían los de siempre!

Pese a que tuvimos que enfrentar los más graves problemas económicos y naturales de la historia reciente, salimos adelante, sin paquetazos, sin incremento de pobreza ni desigualdad, sin atrasarnos un solo día en sueldos y salarios. ¿Recuerdan cómo era antes?

En bonanza, lo hicimos bien, en dificultades, aún mejor. El mundo entero lo reconoce. Superamos pruebas extremas, como un barril de petróleo a menos de $20, junto a un terremoto devastador. ¡Y ahora supuestamente es que hay una situación “crítica”! ¡No entendieron nada!

Esperar que frente a tal magnitud de problemas ni siquiera aumente la deuda, es pura demagogia, sin embargo, el mismo ministro de Finanzas ha declarado explícitamente que no existe sobre endeudamiento.

Sin embargo, comparar en términos absolutos la deuda de un país con $40.000 millones de Producto Interno Bruto (PIB) en el 2006, con el país de ahora, con más de $100.000 millones de PIB, es absoluta mala fe. Cuando llegué al Gobierno, si yo hubiera sumado hasta los pasivos contingentes, sólo por el juicio de Oxy -anterior a mi Gobierno- hubiera tenido que poner como “deuda” $3.300 millones más intereses, que era el monto de la demanda, pero eso hubiera sido deshonesto, aunque es lo que se hace ahora, por primera vez.

Qué triste es escuchar a un presidente que habla lo que no entiende. El viernes dijo, correctamente, que se necesitarán $8.000 millones para cubrir déficit y deuda, duro pero manejable en una economía de $100.000 millones. Ayer dijo que el próximo año serían $8.000 millones sólo para deuda, lo cual es falso, pues también incluye el déficit. Su definición de “crisis” causa vergüenza ajena.

Su ministro de Hidrocarburos dice que hay 500 o 600 millones de barriles comprometidos por ventas anticipadas, lo cual significaría, a $40 dólares el barril, que se recibieron por financiamiento al menos $20.000 millones. Esto es ridículo. Confunde preventa petrolera -es decir, se recibe la plata hoy y se paga con crudo en el tiempo-, con contratos de suministro de petróleo a largo plazo, que buscan asegurar mercado y donde el dinero se recibe el momento de la venta. A estas alturas, lo que menos interesa es la verdad y la rigurosidad.

Usan la “estrategia” del médico falto de ética, que le dice a su paciente que por culpa de su doctor anterior tiene que cortarle brazos y piernas para “salvarlo”. Luego sólo corta un brazo y hay que “agradecerle”.

Dice que “apenas vamos a salir adelante”, pero ofrece casas gratis, duplicar bonos, etc. Las mentiras caen por su propio peso (aunque suponemos que eso no es “gasto irresponsable”).

¿Que no habrá paquetazos? Recuerden que lo mismo decía Mahuad (el de las “armonías”, ahora. es el del “diálogo”). Tienen que cumplir con sus pactos y ofertas de campaña, y por eso requieren un ajuste. No se dejen engañar. Los “diálogos” claramente demuestran acuerdos previos.

El presidente actual fue vicepresidente SEIS AÑOS. ¿Por que no denunció entonces las “muchas irregularidades” que ahora insinúa? Esto realmente es canallesco. Una verdadera puñalada en la espalda a los que arriesgamos hasta la vida luchando contra la corrupción, y los que lo defendimos cuando lo acusaron a él de corrupto por vivir en Ginebra con presupuesto del Estado (cuando todavía no era “gasto irresponsable”).

Denunciemos la corrupción. A mí sí, bórrenme de su lista si quieren que cohoneste inmoralidades.

SE ESTÁN REPARTIENDO LA PATRIA. Lo más grave, pero no lo único, es el pacto con Bucaram, al cual se le ha entregado nuestras empresas eléctricas. Eso es volver a la corrupción institucionalizada (¿revisará esto el “Frente Anticorrupción”?). Es volver a las componendas a espaldas de nuestro pueblo. Es volver a la política sin transparencia.

¡Ya basta de tanta hipocresía.! ¿Con qué solvencia moral nos pueden hablar de lucha contra la corrupción?

Hemos tenido lobos disfrazados de corderos. Su consigna: destrozar todo lo que huela a Rafael Correa, destruir la verdadera Revolución. Para ello, utilizan las armas más infames que haya inventado la humanidad: la calumnia y deslealtad. No conocen ni la más elemental gratitud, y, como siempre, disfrazan su traición invocando “principios y valores”.

Tienen la complicidad de la prensa mercantil y de los medios públicos, ahora sí convertidos en medios gobiernistas, en los cuales estoy hasta vetado.

Como dijo alguna vez el Libertador: “después de haber sufrido mil ultrajes con una paciencia heroica, nos hemos visto al fin obligados a repeler la injusticia por la fuerza”. Él tenía la fuerza de los ejércitos. Nosotros la de la verdad.

¡A no desalentarse!

Ustedes sencillamente vean cómo ha mejorado nuestro país y nuestra vida en los últimos diez años, con la Patria sembrada de caminos, escuelas, hospitales, justicia y dignidad. Con un Ecuador tremendamente respetado a nivel internacional.

¡Tenemos que resistir! Todo lo cínico, desleal y mediocre, será efímero.

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: