Los gremios de la transportación de pasajeros intra e interprovincial (Fenacotip) decidieron “congelar” la relación con el Gobierno de Rafael Correa.

Se quejan de una deuda de más de $192 millones por concepto de subsidio, control de la ilegalidad, cupos de buses de 2014 y 2016. Las acreencias afectan a más de 10.000 transportistas del sector.

La Fenacotip planifica una asamblea nacional parara el próximo 15 de noviembre, donde las bases tomarán “decisiones”, dijo Abel Gómez, presidente del gremio.

También solicitan una reunión urgente con el presidente de Ecuador.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario