Nueva opción para mejorar el consumo de energía

La empresa ecuatoriana Pintulac, pensando en ofrecer al mercado nacional nuevas opciones que mejoren su calidad de vida, presentó el nuevo esmalte para techos Acripol, un producto versátil hecho sobre la base de poliuretano que por su capacidad elástica es resistente a los golpes, también es resistente a los rayos UV, a químicos, y por su base acrílica, al igual que la pintura de agua, se genera una capa impermeable muy resistente.

Acripol se puede aplicar sobre metal, madera, yeso, cemento e incluso sobre el ladrillo, su efecto se la logra por medio de la reflectancia, es decir, evita que la energía de la luz solar se absorba, reflejando el 85% de la luz y calor.

En sociedades como las norteamericanas, este tipo de producto se ha popularizado en la zona industrial, sobre todo dando soluciones de climatización a almacenes, galpones, bodegas, sitios en los que antes era necesario el uso de aire acondicionado.

Según Eduardo Madrid – Jefe de Desarrollo de Productos de Pintulac, la aplicación de Acripol es sencilla, si la superficie está sana y limpia, además se pinta directamente.

En algunas ciudades como Quito, este producto ya se ha usado para proteger edificaciones patrimoniales, principalmente para proteger la piedra de piletas, con un acabado transparente que conserve las características propias de la piedra y evite su erosión o deterioro por el contacto con detergentes o químicos.

Este barniz también es ideal para mantener las rejas y barandas metálicas para conservar el efecto envejecido.

Acripol ha sido creado pensando en aportar a la eficiencia de las edificaciones reduciendo el consumo de energía, ya que el vidrio, el concreto, el asfalto, son materiales que absorben la luz del sol, específicamente la luz infrarroja, ya que durante el día esa energía calórica se acumula y en la noche se libera.

Este producto es potencialmente aplicable en una sociedad como la ecuatoriana, donde existe una elevada exposición solar por su ubicación geográfica, y el consumidor ecuatoriano cada vez más amplía sus preferencias a las tendencias de construcción verde.

Los techos galvanizados, de fibro cemento, zinc, y similares pueden actuar como un radiador. Estas cubiertas absorben la energía calórica del sol (luz infrarroja) y a su vez la irradian al interior de la edificación. Estos techos son comunes en galpones, bodegas, centros comerciales, recintos feriales, etc. Este incremento de temperatura puede ser el motivo para que se instalen sistemas de aire acondicionado los cuales implican una inversión en activos e instalaciones y además un costo fijo adicional en la operación de estos lugares. En el caso de una vivienda incrementan el consumo de energía eléctrica, o la hace incómoda ya que no todos podemos acceder a un aire acondicionado en nuestro hogar ya que son costosos.

Existen opciones como ventilación pasiva, pero esta solo es efectiva cuando se la ha tomado en cuenta desde el diseño en planos del inmueble ya que implica la libre circulación del aire, para sacar el aire caliente y permitir el ingreso de aire frio. El método más común para lidiar con esta irradiación de calor es aislar el techo del resto del inmueble y se lo hace con los techos falsos (paneles de gypsum por ejemplo), pero no son aplicables en un galpón o bodega o son prohibitivos por el costo.

Cuando se habla de una construcción inteligente, o edificios verdes, esto consiste en varias cosas, desde el ahorro de recursos en la construcción (por ejemplo planificar de forma que la cantidad de viajes que realiza la volqueta sea el menor posible para reducir la cantidad de emisión de gases de invernadero producida) hasta la utilización mínima de materiales y equipos (evitar tener que instalar un sistema de aire acondicionado).

En el caso de los techos, la mejor forma de evitar que se conviertan en pseudo invernaderos es lograr que la luz solar en vez de ser absorbida por las cubiertas, se refleje (que rebote), esto se lo logra con una película reflectante. Por ejemplo, al pintar de blanco el techo va a reflejar la luz solar, pero hay diferencia entre una pintura blanca mate, una satinada, y una brillante, cada una tiene una reflectancia diferente, y por otro lado no se debe utilizar cualquier pintura o revestimiento.

Hay productos como Acripol, que es un acrílico poliuretano, que además de ser capaz de ser aplicado sin ningún imprimante (utilización mínima de materiales) tiene una reflectancia del 85%.

Al reflejar el 85% de la luz, la energía calórica que termina absorbiendo el techo es muy poca, se han hecho mediciones en lugares como Tumbaco donde al aplicar Acripol la temperatura dentro de la edificación (es un local comercial de 400m cuadrados de exhibición + 200m cuadrados de bodega) se redujo en 5°C a la luz del medio día, frente a temperaturas obtenidas antes de pintar el techo con Acripol, así con una inversión mínima se controló la temperatura del inmueble y se evitó la adquisición de un sistema centralizado de aire acondicionado.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s