\ Reformas laborales pasaron primer debate - Periodismo Ecuador

Captura de pantalla 2016-03-07 a las 11.04.59 p.m..pngLa

La Asamblea Nacional tramitó en primer debate el proyecto de Ley para la Promoción del Trabajo Juvenil, Protección del Empleo y Seguro de Desempleo. A través de estas categorías busca garantizar el acceso laboral juvenil; evitar los despidos de los trabajadores y proponer un seguro de desempleo, para otorgar una mayor y mejor protección de los que están desempleados o podrían perder su empleo.

Sobre este último tema, el proyecto propone reformar la Ley de Seguridad Social, para crear Seguro de Desempleo, para cubrir a afiliados del IESS, en relación de dependencia, ante la pérdida de ingresos generada por un cese temporal.

Para acceder al Seguro de Desempleo el beneficiario debe estar sin trabajo 60 días y realizar la solicitud a partir del día 61 hasta un máximo de 45 días posteriores. El pago mensual se hará durante cinco meses. Este se calculará con base en el promedio de las últimas 12 remuneraciones. A partir del cuarto mes, se realizará de forma prorrateada: 70% primer mes, 65% segundo mes, 60% tercer mes, 55% cuarto mes y 50% quinto mes.

En cambio, para evitar despidos, el proyecto reforma el Código del Trabajo a fin de que las empresas puedan acogerse a las jornadas laborales especiales. Plantea que dicha jornada puede ajustarse máximo a 30 horas semanales, de forma excepcional y bajo ciertas condiciones, que deben ser concurrentes, es decir, todas conjuntamente.

El proyecto especifica que el empleador demuestre haber optimizado sus gastos administrativos tales como reducción de salarios y gastos de altos ejecutivos; abstenerse de efectuar inversiones que no sean las estrictamente las necesarias; que la remuneración se pague en función de lo efectivamente trabajado; que demuestre pérdidas respecto del ejercicio económico anterior y que los ingresos netos del empleador han disminuido en más del 30% respecto del trimestre anterior; que la disminución de la jornada no podrá tener una duración mayor a seis meses renovables por una sola vez, en otro ejercicio económico; y, que se prohíbe el despido de los trabajadores durante el período de ajuste de la jornada laboral.

De igual manera, exige que el aporte a la seguridad social se pague sobre la base total de la última remuneración recibida (antes de la modificación) y que la diferencia del aporte generada por la reducción de la jornada sea asumida por el empleador, cuyos rubros serán objeto de deducción del impuesto a la renta. Las empresas solo podrán repartir dividendos entre sus accionistas si paga la remuneración por las 8 horas diarias completas mientras dure la modificación y que cuando el negocio haya recuperado sus índices económicos, el empleador entregará a los trabajadores un reconocimiento o bonificación equivalente a una remuneración que percibía antes de la reducción de la jornada laboral.

Según la propuesta, este ajuste permitirá que exista un beneficio de doble vía: para la empresa se incentiva el mantenimiento de la actividad productiva y evitará la quiebra y para el trabajador se mantendrá su puesto de trabajo, continuará con el aporte a la seguridad social sobre la base de lo recibido antes de la modificación. El texto aclara, además, que es una medida temporal y no obligatoria.

Los legisladores aclararon que no se trata de una flexibilización, porque no se están recortando derechos laborales ni de una precarización, porque se mantiene la estabilidad laboral y la medida es solo para casos excepcionales.

En cuanto al acceso de la juventud al ámbito laboral, el proyecto reforma la Ley de Pasantías del Sector Empresarial para que éstas tengan una duración de seis meses, para que la afiliación al IESS sea sobre un mínimo equivalente al salario básico y para que se fije un reconocimiento de estipendio, no menor a un tercio de un salario básico unificado.

De acuerdo con la iniciativa, con estos cambios se garantiza primero que la formación académica sea completa y efectiva, segundo, se evita que el empleador mantenga al pasante en una relación laboral encubierta y, por último, se mantiene la afiliación al seguro.

Para promover el empleo juvenil, el proyecto también reforma el Código del Trabajo. Con esta propuesta se establece que el aporte al IESS para este sector será cubierto por el Estado hasta dos salarios básicos y hasta el 20% de la nómina estable por un año. Sin embargo, condiciona que este tipo de contrataciones supondrá siempre aumento de nómina y no sustitución de trabajadores.

Durante el debate, se consideró que la normativa permitirá fomentar el acceso al primer empleo, por medio de la disminución de costos por parte de la empresa, porque para el empleador, por un lado, supondrá una disminución de costos y, por el otro,  el aporte de éste, aún cuando sea cubierto por el Estado, será considerado para la deducción del impuesto a la renta.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario