Sáb. Mar 6th, 2021

Captura de pantalla 2016-02-25 a las 10.28.35 a.m.

Grandes y pequeños ganaderos coinciden en que la demanda de leche en Ecuador ha disminuido y que las fábricas han reducido la compra del producto, pero discrepan en los motivos. Los primeros culpan a los semáforos etiquetados en los alimentos lácteos que se venden en los supermercados, a la falta de dinero de los ecuatorianos y al contrabando de materia prima desde Colombia y Perú. Los segundos afirman que las pasteurizadoras están utilizando suero en lugar de leche.

Pequeños ganaderos de los páramos oriental y occidental de Salcedo se reunieron y realizaron una marcha por la urbe de ese cantón la tarde de este miércoles -24 de febrero de 2016-. Se sumaron los productores del norte rural de Latacunga y de Saquisilí. Esperaban al ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Ponce, para pedirle que haga respetar el precio oficial de la leche y controle la materia prima que se pasteuriza. Pero el funcionario no llegó.

Se reunieron en la casa campesina de Salcedo y desde allí marcharon con pancartas y consignas hacia la plaza Augusto Dávalos. La marcha fue convocada por la Federación de Comunidades y Organizaciones del Cantón Salcedo (Fecos). “La leche es para el pueblo, el suero es pa’ los chanchos”, gritaron. Habían preparado un pliego de ocho peticiones para el Ministro, pero al ver que no llegó regresaron a la sede a definir las acciones que tomarán.

José Fernández, ganadero de Pastocalle (norte de Latacunga) recordó que hace cinco años su gremio denunció el procesamiento de suero como si fuera leche pura. En ese entonces los productores regaron el alimento frente al edificio de la Gobernación de Cotopaxi, como protesta.

Tras reuniones con los pasteurizadores y las autoridades, los fabricantes lograron la autorización para utilizar el suero como materia prima de “bebidas lácteas”. Según Fernández, la condición fue que se utilice el 5% de suero y el resto de leche en cada envase, pero afirma que aquello no se cumple y que se coloca el 80% de suero y el 20% de leche.

Dicen que la utilización de suero ocasionó que las fábricas ya no requieran tanta leche y que además han incumplido el precio del litro en finca bajándolo de 0.45 centavos, que es el oficial, a 0.32 y hasta 0.25 centavos.

“Hay abundancia de leche, la gente se ha unido, estamos preocupados (…) El suero anda por todas partes, no tiene guías de remisión, no factura al SRI”, manifestó. Por ello, el punto principal del pliego de peticiones es que pedir que el Magap y Agrocalidad inspeccionen las fábricas y den un informe de la materia prima que allí utilizan.

“Ya estamos cansados de subsidiar a los pasteurizadores, las fábricas ya nos han puesto cupos a los productores y nosotros no podemos decir a las vacas que dejen de dar leche. Se estima que en todo el país hay alrededor de 300 mil litros de excedente”, argumentó.

En Cotopaxi, según Fernández, existen 22 fábricas de leche y 90 queserías donde además se elabora yogurt y otros derivados lácteos.

El presidente de la Fecos, Gerardo Saca, informó que todas las familias de las 13 comunidades orientales y 23 occidentales de Salcedo sustentan su economía en la producción de leche. En la zona oriental –según el dirigente- se producen alrededor de 18.000 litros por día.

“Hace dos meses bajaron el precio del litro de leche, las fábricas ya no reciben el producto. Pedimos que se controle la importación de leche y de la leche en polco y se controle el uso de suero, eso atenta además contra la buena alimentación”, manifestó.

Saca aseguró que los fines de semana los recolectores de leche ya no suben a las comunidades a retirar el producto y que los campesinos se ven obligados a elaborar quesos y yogurt para el consumo familiar. “Eso genera pérdidas económicas”.

Diario El Comercio publicó la tarde del martes que las ventas en las empresas del sector lechero cayeron un 15% en 2015 frente al año 2014, según datos del Centro de la Industria Láctea (CIL). Este gremio agrupa a cinco industrias lácteas del país.

Rafael Vizcarra, director ejecutivo del CIL, señaló que la contracción del sector lechero afecta a toda la cadena de valor, incluyendo a los ganaderos locales. La nota añade que algunas industrias han planteado estrategias para enfrentar la disminución de sus ventas en su portafolio lácteo.

Por ejemplo, Nutrileche de Azuay y La Finca de Cotopaxi establecieron cupos para la compra de leche desde hace algunas semanas, de acuerdo a la capacidad de producción del ganadero. En tanto, Nestlé anunció que hasta el 15 de marzo próximo mantendrá la compra de 15 000 litros diarios a 60 ganaderos de la zona norte de Pichincha y parte de Orellana, mientras define con el Ministerio de Agricultura (Magap) otras alternativas para mantener a estos ganaderos como sus proveedores.

En Entrevista con Teleamazonas, Rodrigo Lasso, exministro de Agricultura y ganadero de Machachi, consideró que “es deber del Gobierno proteger para que no ingrese leche de contrabando que desplaza el trabajo de los ecuatorianos”.

La situación parece ser “complicadísima” según Rodrigo Gómez de la Torre, presidente de la Cámara de Agricultura de la zona 1. Según él esta reducción violenta de la demanda tiene varias razones. Una es la vigencia de los semáforos etiquetados en los productos lácteos que se venden en los supermercados. “Es obvio que un queso o un yogur van a ser altos en sodio o en azúcar” sostiene Gómez de la Torre. La venta de quesos bajó en un 30% y la de yogur en un 18% únicamente por los semáforos.

También influye, sostiene, la entrada de contrabando de leche por la frontera sur y la norte. Lo mismo ocurre con la carne. Pero para Gómez de la Torre la difícil situación del sector se debe a “que se acabó la plata”. Es en esas circunstancias cuando aparecen estos problemas y asegura que la baja significa alrededor de 120 mil litros diarios que se han dejado de consumir. Esto representa más o menos el 3% del total de la producción lechera del país.

Sin embargo, José Fernández no comparte que la disminución de leche se deba a la falta de plata entre los ecuatorianos. “Hay un sondeo que demuestra que el consumo de gaseosas triplica al de la leche, no puede ser entonces por falta de poder adquisitivo”, comentó.

Ganaderos consultados por 4 Pelagatos.com dijeron que la situación parece agravarse también por lo caro que resulta producir leche en el Ecuador, lo que le resta competitividad al sector lácteo, según afirman.

Los agricultores argumentan que tienen que pagar al menos tres impuestos relacionados con la tenencia de la tierra: el impuesto predial, el impuesto a la tierra y la patente municipal.

Gómez de la Torre también cita la dificultad de exportar la leche “pues durante la abundancia al Gobierno no le interesó abrir nuevos mercados”.

Juan Pablo Grijalba, presidente de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente y gerente de la fábrica El Ordeño (Machachi), coincide con Gómez de la Torre y señala que  “si antes una familia compraba dos quesos maduros al mes, ahora compra a lo mucho uno”.

Grijalba agrega otro factor: la deuda del Estado a muchas plantas procesadoras que vendían producto al Gobierno para programas como el desayuno escolar.

Según Grijalba la deuda es de alrededor de los 18 millones de dólares. Y si bien los precios de la leche no han bajado sustancialmente, él cree que esto va a ocurrir muy pronto aunque actualmente hay un precio mínimo fijado por el Gobierno. “Va a bajar, no hay forma que se sostenga”.

Algunos dirigentes de la marcha de este miércoles en Salcedo se sintieron engañados, pues en la plaza Dávalos se aprovechó su presencia para pedir al Municipio que permita el paso por la urbe de los buses de pasajeros interprovinciales. El concejal Patricio Amaya afirmó que un hubo un acuerdo para tratar los dos temas, que el evento fue coordinado con el Pro Comité Cívico, que ese ente gestionó la presencia de los asesores del Ministro de Agricultura y Ganadería, entre ellos Mauricio Fierro, pero que los funcionarios incumplieron su palabra.

Cotopaxi Noticias

Deja un comentario