El emprendimiento ecuatoriano que puso en alerta al Pacífico

Jaulas Mar - Pez Cobia

Un emprendimiento ecuatoriano que consistió en la crianza en cautiverio del pez depredador llamado cobia, puso en alerta al Pacífico al escaparse de una de las jaulas llegando hasta panamá.

En abril de 2015 se sembraron los primeros 110 mil alevines de cobia, en una de las tres jaulas flotantes instaladas en mar abierto, en julio se sembraron 110 mil alevines más, en la segunda jaula instalada, sumando un total de 220 mil alevines de cobia sembrados.

La cobia (Rachycentron canadum) es un pez muy apetecido pero también un depredador voraz de hasta dos metros de largo y 80 kilos de peso que se alimenta de crustáceos, calamares y de otros peces como las corvinas.

Pero la especie habitaba en todos los océanos del mundo, excepto en el Pacífico Central y Oriental.

Hasta ahora.

La fuga del depredador

Pez CobiaLa fuga de las cobias se produjo en agosto, cuando una cantidad no especificada de ejemplares juveniles escapó de sus jaulas, ubicadas a 16 kilómetros de la costa ecuatoriana.

Un comunicado publicado en octubre por el Ministerio del Ambiente de Ecuador destacó el “avanzado deterioro y falta de mantenimiento en las jaulas contenedoras” del emprendimiento privado que criaba a las cobias.

Desde entonces, pescadores de Jaramijó y otros cinco puertos de Manabí han capturado varios ejemplares, informó dicho ministerio.

Y según declaraciones de la Federación de Organizaciones Pesqueras y Análogas del Ecuador a la prensa local, para esa fecha los pescadores artesanales ya estaban registrando una baja en la faena por culpa de este depredador.

El vicepresidente visitó el proyecto en 2015, donde aseguraba que se realizaría toda la regulación técnica y ambiental:

Criadero cobia

Los criaderos de cobia suelen ser en jaulas flotantes sumergidas en mar abierto.

A solo dos meses y medio de esa fuga, el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales registró avistamientos de cobias en las costas de Panamá. Por su tamaño actual, son las mismas que escaparon de Ecuador.

Es decir, que estos peces nadaron desde el centro de Ecuador hasta Panamá, pasando por Colombia. “Son 1.000 kilómetros en dos meses y medio”, recalcó el investigador del Smithsonian Ross Robertson en entrevista con BBC Mundo.

“Si siguen así, podrían estar en México en seis meses”, agregó.

Por eso Robertson ha advertido a colegas de Perú, México y hasta California para que estén atentos a su posible aparición.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s