Lun. Mar 8th, 2021

Captura de pantalla 2016-01-20 a las 10.24.12 a.m.

Con la firma de un acuerdo terminó la reunión de ayer en Cuenca denominada “Convergencia Democrática”, convocada por Paúl Carrasco, prefecto de Azuay, uno de los principales líderes de la oposición al actual régimen.

Tal como estaba previsto asistieron: Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil; Marcelino Chumpí, prefecto de Morona Santiago; Ramiro González, director de Avanza; y Guillermo Celi, director de Sociedad Unidad Más Acción (SUMA).

Este encuentro también estuvo presidido por alcaldes, vicealcaldes, concejales, asambleístas, presidentes de juntas parroquias y ex autoridades, que se han mostrado críticos al Gobierno Nacional.

El documento, con el que oficialización esta unidad, es una agenda para la próxima Asamblea Nacional de ganar los comicios 2017. No obstante, aclara que no implica renunciar a principios ideológicos o la obligación de conformar una lista única.

Tiene tres grandes objetivos: recuperación económica; recuperación de la democracia y recuperación de los derechos y libertades; que se cumplirán por medio de una alianza estratégica y unidad de acción en el Legislativo.

Paúl Carrasco llamó demostrar “madurez política” y hacer “tregua política” a todas las organizaciones políticas independiente de las tendencias con el objetivo de buscar una alternativa para enfrentar la crisis del país.

“Hoy (ayer) desde Cuenca damos un nuevo mensaje, el mensaje de que no le tenemos miedo al disenso los que estamos aquí hemos aceptado que somos diferentes… pero que eso debe unirnos (…), dijo.

Carrasco recordó que la conformación de este frente político inició el 23 de febrero de 2015 en una reunión en la que estuvo presente Mauricio Rodas, alcalde de Quito, y principal figura de SUMA, que esta vez se excuso de asistir.

“Hago un llamado a que depongamos intereses personales, a todo aquel que no le tema al disenso, necesitamos que esto se abra… Esta unidad no es ni puede ser la unidad de movimiento políticos…”, precisó.

Por su parte Jaime Nebot, líder del Partido Social Cristiano (PSC), refirió que esta iniciativa no busca que quienes sean de ideología de derecha vayan a la izquierda o viceversa, sino una propuesta conjunta para los próximos asambleístas.

“Las ideologías son respetables pero tienen que ser un paso al pragmatismo… aquí nadie va a dejar de pensar como piensa, hay muchas cosas en las que seguiremos discrepando, pero tenemos que coincidir en lo que la gente necesita…”, enfatizó.

De su lado Marcelino Chumpí, del movimiento Pachakutik, calificó a esta cita como una oportunidad histórica para demostrar “madurez política” que converja en un objetivo nacional para atender las necesidades de la población.

Chumpí decidió concurrir a esta convocatoria a pesar de que la agrupación política a la que pertenece se ha mostrado opuesta a un acercamiento con sectores de derecha. “La libertad no se la puede renunciar y por eso estoy presente…”, acotó.

A decir de Guillermo Celi, el fin de esta reunión y acuerdo pragmático es unir y reconciliar a todos los habitantes. “Estamos dando un paso trascendental para el futuro… Esta unidad va a tratar de minimizar los efectos de la crisis…”.

Finalmente Ramiro González, ex aliado del oficialismo, también se refirió a las “crisis” y mencionó cifras respecto a la baja de petróleo y al endeudamiento externo, que no puede superar el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) (CSM)-(I)

Detalle

A la reunión denominada como “Convergencia Democrática” cumplida ayer en Cuenca asistieron los ex alcaldes de esta ciudad: Alejandro Serrano (también ex vicepresidente del Ecuador) y Xavier Muñoz.

El Mercurio

Deja un comentario