Nicolas-Maduro-vicepresidente-_54358632641_51351706917_600_226El Gobierno de Venezuela ocupó ayer una cadena de supermercados acusándola de acaparar alimentos para generar colas que, según el presidente Nicolás Maduro, son parte de un complot para multiplicar el descontento que se apodera del país.

El presidente de la Asamblea Nacional y segundo hombre fuerte del Gobierno, Diosdado Cabello, oficializó la toma temporal de toda la cadena de distribución y comercio de Día a Día, una red de casi 40 supermercados con presencia en zonas humildes.

Serán ocupadas las 35 tiendas de la red repartidas en seis estados del país petrolero. La empresa no había dado opinión alguna hasta el cierre de esta edición.

La ocupación temporal de un activo, según la ley venezolana, puede ser revertida para que este vuelva a manos de los dueños originales o puede ser el paso previo a una expropiación. Ayer, las tiendas de la red tenían mostradores vacíos y colas de compradores resguardados por efectivos de la policía militar.

En la inspección contabilizaron unas 2.500 toneladas de productos escasos como aceite y harina de maíz, en su mayoría marca Polar, la mayor procesadora de alimentos del país y un continuo objetivo de las críticas del Gobierno que la acusa de buscar la salida de Maduro de la presidencia.

Los empresarios privados se defienden de estos señalamientos asegurando que tres lustros de controles de precios y cambio, y olas de intervenciones y expropiaciones, han cercenado la producción local y hacen engorrosa la importación de bienes y materia prima clave. Agencias

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario