PapaAbordo de un Kia Soul, el Sumo Pontífice recorrió diversos lugares de Corea del Sur con un repetido llamamiento a la reconciliación de los hermanos países aclamando el perdón, aunque pueda parecer imposible e impráctico para muchos.

Durante su visita, el Papa Francisco participó en la Jornada de la Juventud Asiática, que congregó a 6.000 jóvenes católicos del continente y beatificó a 124 mártires coreanos en una multitudinaria ceremonia en la plaza de Gwangwhamun en Seúl. Además, celebró la ceremonia en la catedral de Myeongdong con la asistencia de más de 1.700 personas en total.

En todos los discursos ofrecidos, Jorge Mario Bergoglio insistió en la necesidad de ayudar a los más necesitados, pidió avanzar en el diálogo entre el Vaticano y los países asiáticos con los que no mantiene relaciones diplomáticas y reiteró su esperanza de que exista paz entre las dos Coreas.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario