Deportes

Brasil llena de protestas a 22 días del Mundial

protestasbrasilcarros1Huelgas de funcionarios, protestas en las calles, invasiones de terrenos cercanos a estadios, arreglos de última hora en las obras, delincuencia. La lista de los problemas en Brasil es grande, tan gigante como la pasión futbolera que se derrama en un país en el que el fútbol es casi una religión, pero en el que algunos sectores no dan tregua a la administración de la presidenta Dilma Rousseff.

Los siguientes, con reportes de EFE, AP y Reuters, son algunos de los focos que enfrenta Brasil en este momento:

1. Policía civil brasileña, en huelga

Es la encargada de las investigaciones policiales y comenzó este miércoles una huelga de 24 horas en más de diez estados de Brasil para demandar mejores condiciones de infraestructura, seguridad y nivelación de salarios, según informaron fuentes sindicales.

La paralización fue aprobada la víspera en asambleas regionales por los agentes de la Policía Civil y este miércoles 16 de los 27 estados brasileños, incluyendo Sao Paulo y Río de Janeiro, secundan la huelga o participan en movilizaciones, según el sindicato Confederación Brasileña de los Trabajadores de la Policía Civil (Cobrapol).

“Evite la huelga en la Copa”, dice este letrero en un local de la Policía Civil en Río de Janeiro. Foto: Reuters

2. Huelga de autobuses paraliza Sao Paulo

Conductores de autobuses en São Paulo realizaron este miércoles un segundo día de huelga, lo que provocó caos en el tránsito y dejó a miles de personas sin transporte en la mayor ciudad de América del Sur, a menos de un mes de que se celebre en la metrópoli brasileña el partido inaugural del Mundial de fútbol.

Los conductores y cobradores de boletos de una facción disidente del sindicato local abandonaron sus tareas el martes, dejando vehículos estacionados en importantes calles y cerrando más de la mitad de las terminales en la ciudad sin advertencia previa.

Foto: AFP

3. Preocupante aumento de robos en Río de Janeiro

Asaltos en transportes públicos, en playas públicas y en zonas turísticas están aumentando en Río de Janeiro, anulando los progresos registrados en tiempos recientes con miras a los siete partidos de la Copa Mundial a jugarse en esta ciudad y a los Juegos Olímpicos del 2016.

Los robos en los autobuses, el principal medio de transporte de esta metrópolis de 12 millones de habitantes, se duplicaron el año pasado, según IPS, agencia que lleva estadísticas relacionadas con temas de seguridad. Tan solo en enero se reportaron más de 420 episodios, comparado con los 195 del mismo mes el año pasado, con lo que se volvió a los niveles máximos de hace cuatro años.

4. Manifestantes aprovechan eventos públicos para protestar

Una manifestación en Belém (estado de Pará, norte de Brasil) invadió el salón donde era exhibido el trofeo del Mundial de fútbol, que realiza un recorrido por varias ciudades del país sede del torneo este año.

Según el sitio web del diario O Estado de Sao Paulo, la protesta obligó a los organizadores a retirar el trofeo y cancelar el evento, que ya se realizó en otras 20 capitales del país.

Los manifestantes, que protestaban contra la celebración de la Copa del Mundo y el aumento a la tarifa del transporte público, lanzaron piedras y pedazos de madera al edifico histórico donde era mostrado el trofeo, indicó O Estado.

5. Preocupación de negocios por manifestaciones callejeras

Una protesta por mejoras en la vivienda cerca del aeropuerto de Sao Paulo derivó en quema de carros. Foto: AFP

Las expectativas de que el Mundial significara un fuerte impulso a la economía de Brasil han sido reemplazadas por pronósticos más sobrios y temores de que manifestaciones callejeras y otros problemas podrían ahuyentar las oportunidades de negocios y mancillar la imagen del país entre inversores extranjeros.

Un ejemplo de ello es lo que le ha pasado a Adilson Ferreira. Desde junio pasado, grupos de brasileños indignados por el dinero que el Gobierno desembolsó para organizar el torneo protestan con frecuencia fuera del pequeño restaurante que Ferreira administra en el centro de Río de Janeiro. Una noche, quebraron los vidrios del recinto e incluso destruyeron la máquina de café expresso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .