¿CORREA NUNCA NECESITARÁ DE LA CIDH?

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) encargado de la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano. Ayer la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) concedió medidas cautelares al asambleísta opositor Cléver Jiménez y otros dos ecuatorianos condenados a penas de entre 6 y 18 meses de cárcel por injurias al presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Ecuador al formar de la  Convención Americana sobre Derechos Humanos se comprometió a acatar las resoluciones que afecten a los derechos del ser humanos a  través de la creación de la comisión. ¿Acaso el Gobierno no cree en el respeto de los Derechos Humanos?

El mecanismo de medidas cautelares se encuentra previsto en el artículo 25 del Reglamento de la CIDH. Según lo que establece el Reglamento, en situaciones de gravedad y urgencia la Comisión podrá, a iniciativa propia o a solicitud de parte, podrá solicitar que un Estado adopte medidas cautelares para prevenir daños irreparables a las personas o al objeto del proceso en conexión con una petición o caso pendiente, así como a personas que se encuentren bajo su jurisdicción, en forma independiente de cualquier petición o caso pendiente.

Según el artículo 11.9 de la Constitución ecuatoriana, la garantía de los derechos humanos es el más alto deber del Estado. Si la intención del gobierno es garantizar nuestros derechos, mal haría en desatender los llamados de la CIDH para adoptar medidas interinas de protección.

Si los Estados como Colombia o Ecuador inician con una campaña de desprestigio y de ilegitimidad a la CIDH, sin duda alguna están afectando uno de los derechos más importantes del ser humano, y sin duda estarían afectando a una de las pocas instituciones de carácter internacional a las que tienen acceso los ciudadanos sin interferencias de sus gobiernos.

Esperemos que la CIDH al contrario de lo que está sucediendo, sea fortalecida y legitimada por que puede ser que tras terminar sus periodos, Santos o Correa necesiten del organismo internacional para proteger sus derechos.

David Lema

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: