\ ¿Dónde está el vuelo MH370? - Periodismo Ecuador

vuelo MH370La desaparición del vuelo MH370 que partió la madrugada del sábado de Kuala Lumpur se ha convertido en uno de los mayores misterios de la historia reciente de la aviación. Estas son las principales preguntas sobre el caso:

¿Qué ruta cubría el vuelo MH370?

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur (capital de Malasia) con puntualidad a las 00.41 hora local del sábado 8 de marzo (16.41 GMT del viernes, 17.41 en la España peninsular) y su destino era Pekín (capital de China), adonde debía llegar unas seis horas después. Esta ruta es cubierta a diario por Malaysia Airlines.

¿Cómo es el avión?

El aparato desparecido es un Boeing de la serie 777-200, que se empezó a fabricar en Estados Unidos en los años 90. Según el Wall Street Journal, solo dos Boeing 777 han sufrido accidentes graves, el último el año pasado en San Francisco.

En concreto, este avión de Malaysia Airlines tenía casi 12 años. Según la Red de Seguridad de la Aviación (Aviation Safety Network), una web que recopila toda la información sobre accidentes aéreos, este aparato –con matrícula 9M-MRO– había sufrido un percance en 2012 cuando se tocó con otro avión en el aeropuerto de Shanghai-Pudong.

¿Cómo es la aerolínea?

La compañía, Malaysia Airlines, perteneciente al Estado malasio, comenzó a opearar hace cuatro décadas y cuenta con una flota de más de cien aviones. Su último accidente con víctimas se remonta a 1995.

¿Quién embarcó en el avión?

Según la lista oficial de la aerolínea [pdf], embarcaron 227 pasajeros, de los cuales dos eran menores de edad, y 12 tripulantes, es decir, un total de 239 personas, de los que casi dos terceras partes eran de origen chino. Este es el cómputo por nacionalidades:

  • 153 chinos
  • 50 malasios (incluidos los 12 tripulantes)
  • 12 indonesios
  • 6 australianos
  • 4 estadounidenses
  • 3 franceses
  • 2 neozelandeses
  • 2 ucranianos
  • 2 canadienses
  • 2 iraníes
  • 1 ruso
  • 1 taiwanés
  • 1 holandés

Los dos iraníes han sido identificados a posteriori ya que, según las autoridades de Malasia, embarcaron con pasaportes falsos, pero sin ningún vínculo con el terrorismo. Los dos tenían billete para seguir viaje hacia Europa, donde al parecer querían entrar de forma clandestina.

También forman parte de esta lista una delegación de 19 artistas chinos que habían asistido a un acto en Kuala Lumpur.

El piloto es un malasio de 53 años de edad y con 18.365 horas de vuelo de experiencia, que ingresó en Malaysia Airlines en 1981, según datos de la propia compañía.

¿Dónde se perdió el aparato?

El aparato despegó de Kuala Lumpur, atravesó la península de Malasia y se internó como estaba previsto en el golfo de Tailandia, que debía cruzar en dirección a la península de Indochina (sureste del continente asiático) para continuar por el mar de China Meridional y cruzar el este de China de sur a norte. Sin embargo, desapareció de los radares de la aviación civil sobre las 01.30 hora local del sábado, 49 minutos después de su despegue, cuando estaba ya en la fase de crucero (a unos 35.000 pies de altitud, algo menos de 12.000 metros) sobre el golfo de Tailandia.

Sin embargo, radares militares detectaron una señal que podría corresponderse con el avión desaparecido en el norte del estrecho de Malaca, a cientos de kilómetros de su ruta prevista, según ha confirmado el jefe de la fuerza aérea de Malasia este miércoles tras ofrecer varias versiones contradictorias. Rodzali Daud ha informado de que el radar detectó la señal a las 02.15 hora local del sábado, unos 45 minutos después de que desapareciera de las pantallas de la aviación civil, en un punto a 320 kilómetros al noroeste de la isla de Penang, en la costa oeste de Malasia.

El Boeing 777-200 llevaba carburante para 7,5 horas de vuelo.

 

¿Dónde y cómo se está buscando?

En principio se estaba buscando en el golfo de Tailandia, pero con el paso de los días se ha extendido el rastreo hasta el mar de Andamán, por el oeste, y hasta Hong Kong, por el noreste. Una flota internacional de al menos 40 barcos y 24 aviones cubren una superficie de decenas de miles de kilómetros cuadrados (entre en tamaño de Castilla y León y el de tres veces la Península Ibérica, según las fuentes). También se está rastreando en tierra firme en la península de Malasia. En la operación participan equipos de Australia, China, Estados Unidos, Filipinas, Indonesia, Malasia, Nueva Zelanda, Singapur, Tailandia y Vietnam.

El Ministerio de Defensa chino ha informado de que ha reubicado diez de sus satélites para ayudar en la búsqueda. También una compañía estadounidense ha creado una plataforma informática mediante la cual cientos de miles de personas en todo el mundocolaboran voluntariamente escrutando «píxel por píxel» imágenes vía satélite de la zona.

Hasta el momento, al menos 600.000 voluntarios se han registrado en esta página web para analizar imágenes que la compañía recibe desde dos de sus cinco satélites que cubren el área entre el Golfo de Tailandia y el sur del Mar de China donde el vuelo desapareció el pasado sábado.

No se ha recogido señal alguna de los aparatos electrónicos del avión que supuestamente deberían emitir en caso de peligro o accidente. Se han avistado varias veces restos flotando en el golfo de Tailandia que desde el aire asemejaban a partes de aviones, pero al examinarlos de cerca han resultado ser pistas falsas.

¿Se puede perder el rastro de un avión?

Los aviones están constantemente monitorizados a través de distintos métodos redundantes y cuando tienen un problema trasmiten señales de emergencia de forma automática. Hay áreas remotas en las que no es posible tener contacto directo vía radar, pero el propio avión envía su posición por intervalos regulares vía satélite, según ha explicado a TVE el decano del Colegio de Pilotos de Aviación Civil, Luis Lacasa, quien resume lo ocurrido como “un caso extrañísimo”. “Parece claro que ha habido un fallo catastrófico que ha hecho perder todos los sistemas del avión de forma súbita”, añade. El experto explica que en los últimos años siempre se han encontrado los aviones desaparecidos o sus restos y que habría que remontarse a los años 40 del siglo pasado, “a la leyenda del triángulo de las Bermudas”, para hablar de casos sin resolver.

¿Qué pistas se han seguido?

La Policía de Malasia, que trabaja de manera conjunta con las agencias de inteligencia de otros países en este caso, señaló que entre las posibles causas de la desaparición del avión de Malaysia Airline el pasado sábado con 239 personas a bordo se encuentra el secuestro y el sabotaje, aunque no ha trascendido ningún indicio para afianzar estas tesis. De hecho, este martes, Interpol ha señalado: «Cuanta más información tenemos, más nos lleva a pensar que no se trató de un atentado terrorista«.

Tampoco se descarta la posibilidad de problemas psicológicos o personales entre los pasajeros y la tripulación del vuelo. «Podría haber alguien en el vuelo que se sacó un seguro por una gran cantidad de dinero para que su familia lo cobrase. O alguien que debía dinero. Estamos investigando cualquier posibilidad», ha señalado el jefe de la Policía de Malasia, Khalid Abu Bakar. «Tenemos fotografías y perfiles de todos los pasajeros. Estamos investigado en los vídeos el comportamiento de todos los pasajeros», ha añadido.

Otro caso

Un día de agosto de 1947 el CS59, un vuelo operado por British South American Airways, anunció al aeropuerto de Los Cerrillos de Santiago de Chile que llegaría en pocos minutos a tierra. Fue lo último que se supo del artefacto antes de que se evaporara.

El stardust, como empezó a ser llamado el avión, mantuvo en vilo al mundo durante más de 50 años. Y tal y como está ocurriendo ahora con el vuelo de Malaysian Airlines, las teorías de la conspiración sobre cómo y por qué había desaparecido llegaron a extremos inauditos.

Como ha ocurrido con el aparato de Malaysia Airlines, a primera línea de especulación apuntó a un ataque terrorista. La teoría ganó en verosimilitud tras producirse otros dos accidentes aéreos a aviones de esta compalía aérea.

Otro factor que le daba puntos a esta versión del sabotaje fue que en la lista de pasajeros figuraba un diplomático británico qie presuntamente podría tener en sus manos información que era necesario destruir.

La fantasía llevó a alimentar una teoría con extraterrestres. La palabra STENDEC, en la última retransmisión del aparato resultaba incomprensible y misteriora y fue asociada a los fenómenos paranormales.

La incertidumbre y la falta de información clara desesperó a familiares y amigos de los tripulantes del Stardust, que asistían con desesperación a la aparición sucesiva de pruebas y teorías cada vez más contradictorias.

«No queremos llorar la muerte de una persona que no estamos seguros de si ha muerto» explicó ruth hudson, una de los familiares a la cadena BBC.

«Mi abuela me dijo que seguía pensando que mi abuelo estaba vivo», explicó Stacey Marking. No fue hasta el año 2000 cuando un grupo de alpinistas dio con restos humanos y pedazos de una aeronave cerca del volcán Tupungato, entre Chile y Argentina.

Una investigación posterior del Ejército argentino confirmó que se trataba del Stardust, que había pasado escondido medio siglo.

Por Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario