El programa 30 Plus de Janet Hinostroza sale del aire

janeth_hinostroza_pgEl pasado 11 de enero se emitió el último capítulo de ’30 Minutos Plus’, transmitido durante 11 años por Teleamazonas. Su directora, Janet Hinostroza, habla de lo que en estos días implica hacer periodismo investigativo, en televisión.

En ese contexto, hemos tenido una audiencia cautiva. El rating se mide entre Quito y Guayaquil, allí nos manteníamos entre cuatro y seis puntos. Teníamos una audiencia enorme en provincia, ahí es donde hará más falta un programa de ese tipo.

En la salida de 30 Minutos Plus no hubo influencia política, en lo absoluto. Hay que sincerarse. Quiero, con todo respeto, lamentar la calidad de público que tenemos. Los programas de noticias matutinos, de entrevistas, son muy vistos por cierta parte de la sociedad, la que genera opinión, escribe a los medios, manda cartas, está en Twitter, está interesada en opinar, a favor o en contra. Por ejemplo, fui parte del noticiero de la mañana y era frustrante tener una entrevista exclusiva, con una noticia bomba que rompía todos los esquemas, pero resulta que -al ver los ratings– se llevan la mayor parte de audiencia los canales que tienen crónica roja, farándula, presentadoras peleándose con médicos… Esa es la realidad. A la gente no le interesa lo que pasa en el país; si la economía sube, baja; si la inflación está igual; si el dólar va a desaparecer; si los Ministros circulan…

En la televisión comercial, de nada sirve hacer programas que valgan la pena si no hay quien quiera verlos.

Contar con un programa de investigación al aire se complica, porque además de los problemas de audiencia y económicos, está la Ley de Comunicación. ¿Quién quiere hacer contenido investigativo, si puede entrar a un lío legal con funcionarios o personas comunes que se molesten por lo que pueda publicar? Como periodistas, ya no tenemos ningún tipo de protección ni garantía.

Ahora es cuando los medios están menos interesados en apoyar ese tipo de propuestas. Antes había esos programas, pese a que no eran los más rentables. Eso cambió. Desde que se aprobó la Ley de Comunicación, se sinceraron. En los medios ya no quieren saber nada de esa programación, con el pretexto de que puede causar problemas». Plan V

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: