Obsesión por el Yasuní

Está claro tras los hechos contundentes, que el presidente Correa desde el inicio de su mandato tenía su vista puesta en el Yasuní. En uno de sus tantos discursos al inicio de su mandato Correa aseguró que no debemos “ser tontos útiles, ni ecologistas infantiles”, refiriéndose a mantener bajo tierra el petróleo y la explotación de minerales, sin embargo ofreció un cambio en la matriz productiva que permitiría obtener otras fuentes de ingreso y no vivir solo del petróleo.

Poco después de su elocuente discurso, nació la llamada iniciativa “Yasuni ITT”, la cual pedía a los países desarrollados, quienes son los que más contaminan, sean condescendientes con el Ecuador al dejar el petróleo bajo tierra a cambio de entregar dinero. La iniciativa fue bastante buena, sin embargo ya se preveía que los países desarrollados no se interesarían en el proyecto ya que nunca lo han hecho. No está claro si Correa fue demasiado idealista en pensar en que estos países lo harían o si todo fue parte de una estrategia para decir que “el mundo nos ha fallado” así que tenemos que explotar; no sé ustedes, pero después de ver como actuado el Gobierno yo me inclino por la segunda.

También recuerdo que enero del 2010 dijo que consultaría al pueblo sobre si se mantiene o no el petróleo bajo tierra, sin embargo no se cumplió ya que por decreto decidió sobre miles de seres vivos y sobre un territorio protegió por la misma constitución que el la elaboró.

Las inconsistencias entre su discurso y sus actos son muchas, creo que es hora de nosotros seamos quienes decidamos.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: