Pyongyang aconseja a los extranjeros salir de Corea del Sur

539218_10151382822283379_1893793493_nLos estrategas de comunicación en Pyongyang no dejan de sorprender cada día con un nuevo anuncio. Corea del Norte ha aconsejado este martes a los extranjeros que están en Corea del Sur que busquen donde refugiarse y evacuen el país en previsión de que estalle la guerra. El anuncio, realizado por el Comité de Paz de Asia Pacífico norcoreano, ha elevado un nuevo punto la tensión que vive Asia oriental desde hace semanas. Japón ha desplegado hoy en el centro de Tokio misiles Patriot para derribar cualquier proyectil que pueda ser disparado por el Norte y penetre en su territorio.

“Todas las instituciones, empresas y extranjeros, incluidos los turistas, deben tomar de antemano medidas para refugiarse y evacuar por su seguridad (…) No queremos ver a los extranjeros en Corea del Sur caer víctimas de la guerra”, ha afirmado el comité, según la agencia oficial norcoreana KCNA. La semana pasada, el Norte también advirtió a los gobiernos extranjeros con embajadas en Pyongyang que las evacuaran porque a partir de este miércoles no podría garantizar su seguridad en caso de conflicto.

No ha habido señales de que los diplomáticos extranjeros hayan dejado Corea del Norte, y ninguna de las legaciones en Seúl parece haber aconsejado a sus ciudadanos que se vayan del Sur. Estados Unidos ha asegurado que no hay signos inminentes de amenazas a sus ciudadanos.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha advertido este martes que el grado de tensión en la península coreana es “un peligro”. Tras reunirse en El Vaticano con el papa Francisco, aseguró que “un pequeño incidente puede desatar una situación incontrolable”, informa Efe.

La retórica y las represalias han ido en crescendo desde que la ONU impuso sendas rondas de sanciones a Corea del Norte por el lanzamiento de un cohete en diciembre pasado y la realización de la tercera prueba nuclear de su historia el 12 de febrero. Pyongyang ha suspendido el armisticio de la guerra de Corea (1950-1953), ha amenazado con llevar a cabo ataques nucleares contra el Sur y Estados Unidos, ha asegurado que va reactivar las instalaciones nucleares de Yongbyon –núcleo de su programa de armas atómicas- y ha suspendido la actividad en el complejo industrial de Kaesong -situado en el Norte, pero que es operado de forma conjunta con Seúl-, a pesar de que es una buena fuente de divisas.

Los expertos creen que la advertencia de Pyongyang a los extranjeros para que se vayan de Corea del Sur está destinada a mantener la tensión de la crisis e intentar provocar ansiedad en los mercados y las compañías extranjeras.

Pyongyang no ha dado señales de haber movilizado a su ejército, compuesto por 1,2 millones de personas, lo que indica que las continuas advertencias pueden estar dirigidas en buena medida al consumo de su propia población, con objeto de reforzar la imagen de su joven líder, Kim Jong-un.

Pocos creen que el Norte se atreva a realizar un ataque a gran escala contra el Sur o Estados Unidos, ya que supondría un suicidio para el régimen. Sí podría, sin embargo, provocar un incidente menor, como el bombardeo de la isla de Yeonpyeong en 2010, en el que murieron dos soldados y dos civiles surcoreanos, o una nueva prueba nuclear o el ensayo de un misil. Informes de los servicios de inteligencia sugieren que ha trasladado dos misiles de alcance medio a su costa este, los ha colocado en plataformas de lanzamiento móviles y podría dispararlos antes del lunes que viene, aniversario del nacimiento de Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo de Kim Jong-un.

Pero si las amenazas de cataclismo nuclear no son consideradas creíbles, Seúl, Washington y Tokio no quieren correr riesgos. En los últimos días, han desplegado aviones con radares de vigilancia y barcos con sistemas de interceptación de misiles.

El Gobierno japonés ha asegurado que ha instalado hoy dos lanzaderas de misiles tierra-aire Patriot en el Ministerio de Defensa en Tokio, y que está “en alerta”. Según informes de la prensa local, va a desplegar baterías similares en otros dos lugares del área metropolitana, donde viven unos 30 millones de personas.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: