Anuncios

Cristina Fernández pide al Papa intervenir en la disputa por las Malvinas

El Papa Y Cristina Kirchner
El Papa Y Cristina Kirchner

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pidió este lunes al Papa su intervención en el conflicto abierto con Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas.

El papa Francisco se reunió este lunes en el Vaticano con la presidenta de su país, en la primera visita de un mandatario a la Santa Sede tras el anuncio del nuevo pontífice.

Tras desayunar con el papa Francisco en la Sante Sede, Fernández dijo que lo vio “ocupado y preocupado” por “la inmensa tarea” que implicará conducir el Estado Vaticano y por el compromiso de hacer cambios en la Iglesia católica, dijo la mandataria tras el encuentro.

“Lo vi sereno, lo vi seguro, lo vi en paz, lo vi tranquilo”, dijo la presidenta en una rueda de prensa en la que no permitió preguntas.

La cita trae al presente el pasado del papa Francisco en Argentina y su relación con la política. Como cardenal, Jorge Mario Bergoglio se enfrentó con el gobierno del presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) por su oposición al matrimonio gay y la distribución gratuita de anticonceptivos. A pesar de aquel enfrentamiento, Cristina Fernández envió una carta de felicitación al Papa cuando asumió su nuevo papel.

El Vaticano ha tratado de calmar la controversia sobre la conducta del papa Francisco durante la llamada Guerra Sucia de Argentina, en medio de acusaciones en las que el entonces cardenal de Argentina pudo haber hecho más para proteger a dos sacerdotes jesuitas que fueron secuestrados.

Un libro escrito por el periodista de investigación Horacio Verbitsky acusa a Francisco de no haber protegido de forma deliberada a dos sacerdotes jesuitas, Orlando Yorio y Francisco Jalics, cuando fueron capturados por la Marina, en la época en la que el Papa era jefe de la orden en el país. Los religiosos fueron encontrados con vida cinco meses después.

Reclamaciones “difamatorias

El padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, desestimó las pretensiones, que se remontan a la llamada Guerra Sucia Argentina de 1976 a 1983, y las calificó como falsas y difamatorias.

“La campaña contra Bergoglio es bien conocida y se remonta a muchos años atrás. Fue promovida por una publicación difamatoria”, dijo Lombardi en una conferencia de prensa del Vaticano este viernes.

“Esto nunca fue una acusación concreta y creíble respecto a él. Fue interrogado por un tribunal argentino como alguien consciente de la situación, pero nunca como un acusado. Él, de forma documentada, negó las acusaciones”, aseguró Lombardi.

“En su lugar, ha habido muchas declaraciones que demuestran cuánto hizo Bergoglio para proteger a muchas personas en la época de la dictadura militar”, dijo. Su postura después de que llegó a ser obispo de Buenos Aires, al pedir perdón por la Iglesia por no haber hecho lo suficiente en el momento de la dictadura “es también bien conocida”, afirmó Lombardi.

CNN

Anuncios

Related posts

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: