3 muertos y 8 heridos deja el mortal deslave

pr01f250113-photo01_456_336

A las 02:00 de la madrugada de ayer, un estruendo retumbó en el distrito minero de Bella Rica. Llovía intensamente desde la noche anterior y a esa hora se produjo un deslave de unos 300 metros, que arrasó tres viviendas de dos plantas y la boca de mina de la Sociedad Minera Pueblo Nuevo. Bajo los escombros quedaron decenas de mineros que a esa hora dormían.

El desastre fue de tal magnitud que la cifra definitiva de víctimas era incierta hasta las 17:00 de ayer. Lo comprobado era el rescate de tres cadáveres de obreros peruanos y de ocho heridos, entre ecuatorianos y del vecino país. Mineros sobrevivientes afirmaban que al menos siete de sus compañeros estaban desaparecidos.

Una fuerte lluvia había empezado a las 18:00 del miércoles y se prolongó hasta la mañana de ayer. Mientras los mineros descansaban en la madrugada, Santos Velizario Parra Santos, de 27 años y quien trabajaba en la mina como guardia, observó que la ladera se derrumbaba.

“El guardia nos avisó y pudimos salir un poco de personas, pero cuando estaba alertando al resto (de mineros) quedó atrapado y murió”, contó el obrero peruano Víctor Valverde Ponce. Él salió en medio del lodo hasta una caseta. Recordó que otras veinte personas salieron en esas condiciones.

Valverde dijo que otras personas habrían quedado atrapadas y habrían muerto. “Unas quince personas quedaron atrapadas, casi el 80% logró salir, creo que quedaron unas quince personas atrapadas en los escombros”, dijo el hombre, de 45 años.

Según los obreros que salieron ilesos de la mina, una señora con tres hijas constan como desaparecidas, al igual que otros obreros que no lograron salir de sus habitaciones. “Las tres viviendas quedaron bajo el lodo y piedras porque la montaña cedió”, detalló el mayor del Ejército Marco Criollo.

Los sobrevivientes alertaron a los trabajadores de las mineras cercanas para empezar las tareas de rescate. Unas ocho personas que estaban atrapadas entre los escombros fueron rescatadas con heridas y golpes.

“Un hombre que se hallaba entre las paredes tenía la pierna atrapada y logramos sacarlo con vida”, contó Criollo. Otras cuatro personas también fueron rescatadas por equipos del GIR (Grupo de Operaciones Especiales), Policía, Bomberos y voluntarios. En las tareas de evacuación incluso se utilizaron helicópteros.

Las labores de rescate tardarían alrededor de tres días, según los militares, porque los escombros se expandieron en la zona poblada en un área de unos 150 metros cuadrados.

Las condiciones meteorológicas impidieron las operaciones aéreas de rescate, inclusive la cifra de víctimas era incierta. Ningún organismo coincidió en este sentido. A eso del mediodía, el gobernador del Azuay, Humberto Cordero, señaló que eran seis muertos. Posteriormente, un informe del ECU-911, colgado en su web, señalaba que se había ubicado dos cadáveres y siete heridos y que había desaparecidos. Similar cifra dio a conocer la Secretaría de Gestión de Riesgos.

La Cruz Roja Ecuatoriana, en cambio, envió a los medios de comunicación, a las 16:01, un correo electrónico donde indicaba: “El Comité de Operaciones de Emergencia Provincial de Azuay (COE) reporta hasta el momento: 12 personas fallecidas, 20 personas heridas y cerca de 40 desaparecidas”.

Mientras, a 30 metros del peaje Río Siete, ingreso a El Oro, se instaló un centro de operaciones y de aterrizaje de los helicópteros provenientes de la zona afectada.

Pero en el sitio había total hermetismo. Ninguna autoridad respondía a los requerimientos de información de decenas de personas que preguntaban por sus parientes. Daniela Ramírez, por ejemplo, sabía que su esposo, Víctor Hugo Cuenca, era uno de los lesionados, pero no recibía información. “Aquí no me dicen nada, estaría más desesperada de lo que estoy, pero al menos sé que está vivo”, manifestó la mujer.

El gobernador Cordero informó horas más tarde que son 16 heridos, según dijo, por reportes elaborados hasta las 15:00. Mientras, el alcalde de Camilo Ponce Enríquez, Patricio Sánchez, habló de quince desaparecidos, pero indicó que de ellos no se supo mucho.

Testimonio: Sobre el accidente
Víctor Valverde, minero:
“Estábamos durmiendo y el guardia nos pasó la voz de que había una emergencia de evacuación (…). Salimos a ver y vimos que el agua se venía y corrimos a la peña (…).

Creo que unas quince personas están atrapadas. La lluvia fue muy fuerte desde la noche de ayer (miércoles); ahora se perdieron todas las cosas y nos quedamos en la calle. Yo soy soldador mecánico de la mina y todo mi dinero que estaba ahorrando se fue en el agua”.

Víctimas
Muertos:
Santos Velizario Parra Santos, de 27 años y guardia; fue hallado con una escopeta en sus manos. Noe Abad Chamba y Saúl Girón Flores. Todos peruanos.

Heridos
Armin Peña Ramírez, Samuel Chinin, Ramón Quinde y Carmelino Rivera, todos peruanos; Hugo Cabrera Ordóñez, Víctor Hugo Cuenca, Óscar Cruz y Joel Villegas, ecuatorianos.

El Universo

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: