Diego Martínez, nuevo presidente del Banco Central

diego-martínezEl presidente en funciones, Lenín Moreno, tomó este miércoles juramento del cargo como presidente del directorio del Banco Central a Diego Martínez, en sustitución de Pedro Delgado, quien dimitió en diciembre pasado tras admitir que usó un título universitario “sin valor” para realizar una maestría.

Martínez, de 35 años, es economista graduado en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Obtuvo  un masterado en Economía del Desarrollo en el Instituto de Estudios Sociales  de La Haya, en Holanda. Trabajó como  investigador en el programa de Economía de la Flacso, en Quito, entre el 2006 y el 2007. Desde ese año hasta finales del 2011 estuvo a cargo de cuatro subsecretarías  dentro de  la Senplades: Planificación, Políticas e Inversiones Públicas; Inversión Pública;  Planificación y Desarrollo y  Planificación para el Buen Vivir. Desde diciembre de 2011 es  asesor de René Ramírez en la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt).

En abril de 2012, Martínez encabezó la terna enviada por el Presidente Correa al Consejo de Participación Ciudadana para ocupar la Superintendencia de Control del Poder del Mercado, para el que finalmente no fue elegido por encontrarse que no exhibía diez años de experiencia profesional  en materias afines  a la competencia económica, considerados a partir de la expedición del título profesional. No obstante que se lo consideraba como el principal promotor de la Ley de Control del Poder del Mercado, según reportaba la revista Líderes.

En diciembre de 2000 publicó un libro de poesía, “Aquí y ahora”, en autoría con Mateo Villalba, editado por la Casa de la Cultura.

El nuevo funcionario reemplazará a Delgado, quien está en Miami y tiene orden de prisión preventiva en Ecuador con fines de investigación de “delitos de acción pública”, según ha señalado el fiscal general, Galo Chiriboga.

La Cancillería informó ayer que Ecuador negará el pasaporte a Delgado, primo del jefe de Estado, Rafael Correa, y en su lugar le dará un salvoconducto para que regrese a su país a enfrentar un proceso en su contra por presuntamente haber falsificado su título universitario.

Poco después de renunciar a su cargo, el propio Correa manifestó que Delgado había viajado a Miami a asistir a la boda de su hijo y que le había asegurado que volvería tras las festividades navideñas, pero como ello no ocurrió, Ecuador pidió a EE.UU. que revocara su visado.

Delgado disfrutaba de estatus diplomático en Estados Unidos a través de su esposa, Verónica Endara, quien era segunda secretaria del Consulado de Ecuador en Miami y que también renunció debido al escándalo.

Tras cancelar el visado de Delgado, el pasado 2 de enero, las autoridades de Estados Unidos le dieron hasta el próximo lunes para entregar los documentos y las matrículas diplomáticas del vehículo que poseía por el estatus diplomático de su esposa y que son propiedad del Gobierno de ese país, según la Cancillería local.

Delgado ha pedido un nuevo visado a la Agencia de Migración de Estados Unidos, según dijo en Miami a Efe a principios de enero su abogado, Juan Carlos Carmigniani.

El abogado explicó que Delgado descartaba por el momento volver a Ecuador y que se quedaría en Miami, la ciudad donde “ha vivido durante los diez últimos años, junto a su familia, y donde quiere continuar con su vida”, indicó.

Delgado afronta en Ecuador una denuncia por falsificación de documentos públicos presentada por el asambleísta de oposición Enrique Herrería. EFE

La República

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: