26 de octubre de 2020

Periodismo Ecuador

Noticias del Ecuador y el mundo

Correa minimizó el ataque a la AMIA y defendió a Irán

4 minutos de lectura

Cristina-Kirchner-Rafael-EUGENIA-CERUTTI_CLAIMA20121205_0003_17

El presidente ecuatoriano comparó a los muertos del atentado en Argentina con los de Libia y pidió ver dónde están los verdaderos peligros. La comunidad judía expresó su “estupor” y “rechazo”.

En realidad, de no ser por el remate de su frase, el contenido de lo dicho en nada diferiría del que varias veces pronunció Cristina Kirchner. Ayer, antes del encuentro y el almuerzo que mantuvo Rafael Correa con la Presidente, en la Casa Rosada, el canal de televisión C5N difundió una entrevista con el mandatario ecuatoriano, que terminó complicando aún más la relación del gobierno argentino con la colectividad judía argentina, cuyo brazo político, la DAIA, finalmente obtuvo una entrevista con el canciller Héctor Timerman ayer a la tarde, en la que se abordaron precisamente las negociaciones abiertas con Teherán.

Correa venía hablando ante C5N en los mismos términos que lo hizo Cristina en la última Asamblea General de las Naciones Unidas. Se refirió a la “doble moral” de Occidente, que condena lo que llamó como la “democrática” República Islámica de Irán al tiempo que no critica a las “monarquías que se pasan el gobierno de unos a otros”. Fue en ese contexto que ejemplicó sus dichos con el derrocado dictador libio Muammar Kadafi, y dio su respaldo al iraní, Mahmud Ahmadinejad. Hasta ahí, todo más o menos conocido, hasta que la entrevistadora le preguntó por la negativa iraní a entregar los ciudadanos a los que la Justicia argentina considera como autores del atentado a la AMIA de 1994 que dejó 85 muertos. “Conozco ese caso. Es muy doloroso para la historia argentina, pero vea cuántos murieron en el bombardeo de la OTAN a Libia. Comparemos las cosas también y veamos donde están los verdaderos peligros; no debemos manipular”. La frase comenzó a repicar. Y poco tiempo después, la DAIA manifestaba su “estupor” y “profundo rechazo” a las expresiones del ecuatoriano, que además, consideró “inaceptables”. También el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, expresaba por la Agencia Judía de Noticias que no era ésta “una competencia para ver quién tiene más muertos”, y le recordó a Correa que el de AMIA fue el “peor atentado que sufrió la Argentina”.

Hace mucho que no se los veía a Cristina y Correa como en los viejos tiempos. Siempre se mostraron muy amigos. Sus diferencias en torno a cómo reaccionar ante EE.UU. por las filtraciones de WikiLeaks –el ecuatoriano era más duro– y también ante la OEA, los distanció algo. Pero ayer hasta se los vio de la mano. Y de la reunión a solas no trascendió palabra alguna. Firmaron algunos acuerdos por ahora de cooperación, y sin “agenda rígida”, dijo el ecuatoriano, quien no dudó en plantear los problemas que le causan a los escasos productos ecuatorianos que llegan a la Argentina las trabas comerciales locales. También pidió a Cristina que cumpla con la sentencia contra Chevron. Un reclamo singular para la jefa del Ejecutivo si se presume la independencia de poderes en la Argentina. La Justicia local acaba de aplicar un embargo a la filial argentina de la petrolera estadounidense por una causa de daño ambiental en Ecuador. En Argentina firmó con la YPF nacionalizada un acuerdo de exploración.

Correa llegó también a la Argentina para recibir el premio “Rodolfo Walsh” de la Universidad de La Plata, a la Comunicación Popular Latinoamericana, que ya había recibido Hugo Chávez, no exento de polémica. Bajo un sol que para el propio caribeño resultó “excesivo”, el acto sirvió de plató a una larga diatriba contra los prensa crítica, contra la que mantiene una batalla en su país. Se refirió a los “monopolios mediáticos” con “serias deficiencias éticas y morales”. En lo que terminó siendo una muestra de apoyo a Cristina a horas del ya “mítico” 7D. Ahí Correa volvió con otro curioso ejemplo: “Como soy un presidente que enfrenta a cierta prensa, si a mí me muerde un perro, al día siguiente entrevistan al perro. Y si para defenderme me atrevo a patear al perro, me acusan de agresión ante el comité de defensa de los animales”, lanzó.

Cristina recibió a Correa para almorzar en el Museo del Bicentenario. En las mesas había sólo dos empresarios, Osvaldo Cornide (CAME), y Juan Lascurain (ADINRA). En lugar destacado, los panelistas de 6,7,8. Pero el primerísimo lugar, desplazando a los ministros, estuvo el periodista Horacio Verbitsky. Clarín

Deja un comentario

Copyright © Periodismo Ecuador Newsphere por AF themes.