Cuenca, la estrella del feriado

Ochocientos estudiantes de Cuenca y delegaciones de México, Perú y Chile participarán hoy en el Desfile Estudiantil de la Cultura, como parte de los festejos por los 192 años de la independencia de la capital azuaya. El desfile, que recorrerá desde el parque de San Blas hasta la avenida General Torres, por la calle Simón Bolívar, constituye el pregón de un amplio programa de conmemoración.

Además, quince hermosas chiquillas nativas de las parroquias cercanas y postulantes a “Chola Cuencana” cumplen una apretada agenda de visitas a instituciones y autoridades.

La elección se realizará en la tarde del sábado en la explanada de la Feria Libre.

El ambiente festivo se incrementa con el arribo de turistas nacionales y de los extranjeros, que buscan disfrutar del chancho hornado con tortilla de papa y mote, uno de los platos típicos y tradicionales de Cuenca, en las ferias gastronómicas.

En el inicio del feriado nacional por el Día de los Difuntos y la Independencia de Cuenca, la capital azuaya se constituye en la principal atracción para los turistas. Y aparte de la belleza de la ciudad, les ofrece también una amplia agenda cultural y festiva.

Para la noche de este viernes, la Municipalidad entregará a los cuencanos del Paseo Tres de Noviembre, parte del barranco que fue remodelado para darle una mejor imagen.

El barranco es el asentamiento lineal adyacente a la margen norte del río Tomebamba. Se extiende a lo largo del desnivel topográfico de la zona. Forma parte del territorio de la ciudad incásica de Tomebamba y del posterior asentamiento español. Constituye uno de los conjuntos monumentales más importantes del Centro Histórico de Cuenca. Declarada zona emblemática del espíritu desde el 2003.

LAS PREVISIONES. Para este feriado de tres días, penúltimo del 2012, el Ministerio de Turismo prevé una movilización de alrededor de un millón de personas, lo que generaría una dinamización económica por sobre los 77 millones de dólares.

Las ceremonias religiosas que se desarrollan especialmente en las zonas rurales del país para recordar a los difuntos son uno de los destinos que atraerán a la mayoría de viajeros, según esa cartera, que recuerda que la visita a los cementerios es una actividad obligada para los ecuatorianos.

En la zona rural del país existen varias formas de recordar a los difuntos: en Carchi, Imbabura, Tungurahua, Chimborazo y otras provincias, la visita al cementerio se realiza en las noches. Allí los familiares acuden para rezar y velar a sus seres queridos. Miembros de comunidades indígenas de estas provincias acostumbran llevar al cementerio colada morada y guaguas de pan, churos y champús, para “compartir con las almas”.

Aparte de ello, la búsqueda de descanso moviliza a miles de compatriotas hacia los balnearios a lo largo de la Costa. Expreso

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: