Emilio Palacio obtiene asilo político en EEUU

“La aprobación refleja el claro reconocimiento del Gobierno de EE.UU. de que el señor Palacio ha sido víctima de persecución de parte del Gobierno de Ecuador y de su presidente Rafael Correa”, dijo su abogada, Sandra Grossman, en una rueda de prensa en Miami.

Palacio destacó que “la concesión de asilo tiene fecha del 17 de agosto, un día después de que el Gobierno ecuatoriano de Rafael Correa concediese el asilo a Julian Assange”, el fundador de Wikileaks.

El periodista expresó su agradecimiento al Gobierno estadounidense no solo por el asilo, sino por haberle dado “un caluroso y firme respaldo a la libertad de expresión en Ecuador”.

“Eso se lo agradezco mucho más todavía que la ayuda que me ha dado”, subrayó Palacio, quien al igual que los otros condenados de El Universo fue “perdonado” por Correa una vez que ganó el juicio por su demanda en última instancia, el pasado febrero.

Su abogada apuntó que desde que Correa asumió el poder en 2007, su cliente y muchos otros periodistas en la nación andina “han sido víctimas de constantes insultos públicos, de quejas criminales presentadas contra ellos por parte del Gobierno, del cierre de medios y de la imposición de líneas editoriales oficiales”.

Ecuador, afirmó Grossman, es uno de los pocos países en el hemisferio occidental que aún criminalizan “expresiones ofensivas para los funcionarios públicos” mediante leyes de desacato.

Ese marco legal, agregó, fue utilizado por el mandatario ecuatoriano en marzo de 2011 para interponer “un juicio criminal contra el señor Palacio, los directivos y accionistas principales del diario El Universo en Ecuador”.

Palacio y los directivos del diario, los hermanos César, Carlos y Nicolás Pérez, fueron condenados a penas de cárcel y el pago de una multa millonaria por una columna publicada en febrero de 2011.

El periodista afirmaba en esa columna que el mandatario había ordenado abrir “fuego a discreción” contra un hospital lleno de civiles durante una sublevación policial el 30 de septiembre de 2010.

Correa, al intentar sofocar la protesta, acudió al foco de la manifestación, pero tuvo que permanecer por más de nueve horas en un hospital policial aledaño, del que fue rescatado en la noche tras una operación militar en medio de un intenso tiroteo en el que murieron tres personas.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: