‘Solitario George’ podría reproducirse pese a estar muerto

El ‘Solitario George’, el último ejemplar macho de Chelonoidis Abingdoni, una especie de tortugas gigantes que habitaba en las Islas Galápagos, podría tener descendencia –pese a estar muerto- gracias a técnicas de inseminación artificial.

Según recuerda el diario español ABC, en los últimos años fue imposible lograr que el viejo macho –que murió en junio último con más de cien años – se reproduzca naturalmente.

Ahora, los expertos en conservación de tortugas creen que la reproducción in vitro es la respuesta.

En junio último ‘George’ murió en su corral, ubicado en el Centro de Crianza de Tortugas Terrestres Gigantes, en Puerto Ayora, isla Santa Cruz, cuando se dirigía a beber agua.

El ejemplar era el único sobreviviente de la especie Chelonoidis Abingdoni de la isla Pinta. Tras su muerte, su cuerpo se congeló inmediatamente en una cámara de frío para evitar su descomposición.

Se tomaron muestras de tejido de los órganos sexuales a fin de intentar conseguir esperma, el mismo que podría usarse para reproducir la especie.

Aunque no hay ninguna garantía de que el experimento resulte, los responsables del Parque Nacional Galápagos no quieren dejar de explorar la última posibilidad para reproducir la especie de ‘George’. Terra

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: