El descubrimiento del bosón de Higgs permite conocer solo el 4% del Universo

Imaginemos por un momento que estamos en un salón repleto de personas. De repente un artista conocido entra a la sala e inmediatamente varios de los presentes (sus seguidores o fanáticos) se le acercan buscando su atención y tal vez un autógrafo. El artista en cuestión, atiborrado de seguidores, se desplaza ahora difícilmente por todo el salón siempre acompañado de ellos. Con este ejemplo sencillo se explica el mecanismo de Higgs. Los seguidores representan el campo de Higgs, una forma de energía que impregna todo el espacio y brinda masa a las partículas (como el artista). Sin el campo de Higgs, un protón, por ejemplo, no tendría masa. Sin él, todos seríamos livianos como el fotón, y nos moveríamos, como él, a la velocidad de la luz.

Como en el ejemplo anterior existen varios del mismo tipo que tratan de explicar el bosón o mecanismo de Higgs. El más conocido es el del británico David Miller (quien explica el mecanismo tal como en la anterior parábola, sólo que el artista es reemplazado por Margaret Thatcher y los seguidores son los militantes del Partido Conservador inglés). En 1993, el ministro británico de Ciencia, William Waldegrave, quien tenía el deber de financiar la búsqueda del bosón de Higgs lanzó el desafió: “No sé si financiaré la búsqueda del bosón de Higgs, pero pagaré una botella de champagne a quien logre explicarme qué es”. David Miller, físico británico se ganó el champán con la historia de la señora Thatcher.

EL BOSÓN DE HIGGS: LA PIEZA QUE FALTABA
El bosón de Higgs es una de las partículas fundamentales, es decir, una partícula pequeñísima e indivisible que forma parte de la constitución del átomo, al igual que los quarks. La existencia de esta partícula, como aquella que da masa a las demás partículas fundamentales existentes, fue postulada en 1963 de manera teórica por 6 físicos de los que resalta el británico Peter Higgs. La existencia de esta partícula daba sentido al Modelo estándar propuesto para poder entender el origen del universo y como las partículas interactúan entre ellas. Luego de 51 años los científicos del CERN creen haber encontrado de manera fehaciente esta partícula.

GRACIAS AL GRAN COLISIONADOR DE HADRONES
El descubrimiento de lo que parece ser el bosón de Higgs pudo ser posible gracias al Gran Colisionador de Hadrones (conocido por sus siglas LHC) Este, es un acelerador de partículas que funciona en el CERN (La Organización Europea para la investigación Nuclear) desde el 2008 y cuyo principal objetivo ha sido encontrar el Bosón de Higgs. “Dentro de las partículas fundamentales -explica Alberto Gago, profesor principal de Física de la PUCP– el bosón de Higgs es una partícula pesada. Para poder generar una partícula pesada se necesita colisionar los protones a muy alta energía y para eso sirve el LHC (…) Las partículas muy pesadas, cómo el bosón de Higgs viven por muy poco tiempo y lo que dejan son rastros (…) Son estos rastros los que son observados y estudiados en el LHC” Los rastros estudiados de esta partícula, deben coincidir con todas las características y propiedades que tiene el bosón de Higgs. Hasta el momento se han dado todas las similitudes por lo que el CERN se animó a dar el anuncio del descubrimiento del bosón de Higgs el pasado 4 de julio.

LUEGO DEL DESCUBRIMIENTO, RUMBO A UNA NUEVA GRAN AVENTURA
Con el descubrimiento del bosón de Higgs se completa el Modelo Estándar. Sin embargo Gago nos advierte “Eso no lo es todo, el descubrimiento de este bosón es como decir que conocemos la cola del elefante. Ahora se conoce el 4% del universo, aún falta todo el otro 96% comprendido por materia y energía oscura… Lo bueno es que con las características que el bosón Higgs tenga va a ayudarnos a la búsqueda de teorías más complejas que puedan explicar, por ejemplo la materia oscura. Cualquier partícula que busque explicar la materia oscura (responsable de la velocidad de rotación de las galaxias) tiene que ser parte de una teoría más grande que el modelo estándar. Ya estamos prácticamente seguros de lo que tenemos hasta el momento y ahora seguimos en la carrera por conocer el resto del universo. Es el inicio de una nueva gran aventura”.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: