‘Partícula de Dios’ se busca en Ecuador

La partícula más elemental -y no formada por ninguna otra- (como una miga de pan), habría permitido la formación del universo y de todo lo que existe. Sin ella, la vida no podría existir.

Los científicos del mundo han hablado en estos días de un paso más hacia el hallazgo de esta partícula, o Bosón de Higgs, conocida en el argot de la ciencia como la ‘partícula de Dios’. Pero su búsqueda también se hace desde Ecuador. El chileno Bruce Hoeneisen, profesor de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), y radicado en Ecuador, formó parte de un equipo de científicos de 20 países del Centro Europeo de Física de Particulas (CEFP) que hizo el descubrimiento.

Sentado en su oficina, llena de cuadros y libros, explicó que se trata de una partícula capaz de formar al resto de su especie y, en consecuencia, de haber preparado el camino para la formación del universo.

Importancia

Esta partícula elemental del universo, nunca antes detectada, es uno de los mayores hitos de la física por su papel crucial para entender por qué las cosas tienen masa. También ha sido denominada como ‘partícula de Dios’, debido a que los físicos la llamaban “Goddamn Particle” (maldita partícula), por su dificultad en encontrarla.

Aunque el descubrimiento causó expectativa y curiosidad, Hoeneisen, investigador y catedrático, opta por la prudencia: “aunque (la que descubrieron en estos días) se trate de una partícula nunca antes vista, podría ser un tipo diferente de “partícula o Bosón de Higgs” y no exactamente la buscada. Su nombre se atribuye al físico Peter Higgs, quien en 1962 defendió la existencia de esta partícula.

No obstante, Hoeneisen afirmó que este es un avance “fenomenal y gigantesco” en la comprensión de la naturaleza, pues “da la sensación de haber visto la luz al final del túnel”. “La importancia del descubrimiento se asemeja al hallazgo de la primera estrella del firmamento o cuando Cristóbal Colón descubrió América”, expresó.

Esto tiene la misma importancia de detenerse a observar las estrellas; uno se maravilla de entender el universo, y “de pensar que todo lo que investigamos ahora ocurrió segundos antes de que el universo cobrara vida”.

“He trabajado una vida para ahora entender al universo mucho mejor que la semana pasada. Esto es fantástico, no es el final de una investigación sino el inicio de una nueva física”, agregó.

Otro participante

“Si bien hay que esperar más estudios para confirmar la nueva partícula como asociada con el mecanismo de Higgs, para muchos es la culminación de un objetivo que empezó hace alrededor de 40 años, y para nosotros el primer gran logro en nuestra carrera de físicos”, dijo Édgar Carrera, profesor de la USFQ y también miembro del experimento del Centro Europeo de Física de Partículas.

Los análisis seguirán

A lo largo de este año, los equipos del CEFP seguirán analizando datos que triplicarán su muestra y les permitirá investigar más sobre la naturaleza de esta nueva partícula detectada.

Si resulta ser el Bosón de Higgs, sus propiedades e implicaciones serán estudiadas, caso contrario, se abrirán las puertas de todo un nuevo campo para la física con la posibilidad de la existencia de nuevas partículas previamente no detectadas. La Hora

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: