Los cables que Wikileaks filtró sobre Ecuador

Nació en Townsville, Queensland (Australia) el 3 de julio de 1971 (la fecha la publicó el diario ‘The New Yorker’).

¿Personaje anónimo? ¿Villano? ¿Héroe? La evolución de la imagen de Julian Assange en Ecuador se movió al ritmo de los acontecimientos derivados de los cables sobre el país que filtró su organización. Pero, ¿cuál es el retrato que mostraron los cables de Wikileaks de la nación andina?

La solicitud de asilo de Assange a la embajada de Ecuador en Londres en un intento de evitar la extradición a Suecia -donde está acusado de un presunto delito de acoso sexual- pone de relieve una relación que pudo haber pasado desapercibida para muchos: la del país latinoamericano con Wikileaks.

La empatía con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, es una de las razones que se citan para explicar un movimiento que muchos percibieron como inesperado.

Sin embargo, los cables filtrados por la organización de la que el periodista australiano fue fundador mostraron una imagen en ocasiones poco complaciente con el gobierno del país latinoamericano.

BBC Mundo les ofrece un resumen de los documentos más relevantes de la embajada estadounidense en Quito difundidos por Wikileaks.

La embajadora estadounidense, persona non grata

El que es quizá el cable que tuvo mayores consecuencias está fechado en julio de 2009.

Detalla la supuesta corrupción propiciada por el excomandante de policía ecuatoriano, Jaime Hurtado Vaca, y apunta al posible conocimiento que podría haber tenido de aquello el presidente Rafael Correa.

El efecto inmediato de la misiva fue la expulsión de la embajadora de Washington en Quito, Heather Hodges, quien fue declarada persona non gratay tuvo que abandonar el país.

En el cable, la embajadora indicaba que Jaime Hurtado Vaca había usado su cargo como comandante de la Policía Nacional y su influencia personal para extorsionar, apropiarse de dinero público, facilitar el tráfico de personas y obstruir la investigación y enjuiciamiento de colegas corruptos.

El documento apunta que las acciones de corrupción de Hurtado eran tan conocidas dentro de la cúpula policial “que algunos funcionarios de la embajada creen que el presidente Correa debe haberlas conocido cuando hizo el nombramiento”.

En medio de la polémica desatada por la filtración del cable, el mandatario ecuatoriano acusó a Estados Unidos de “espiar” a la policía de su país y “tratar de involucrar al presidente de la república en casos de corrupción”.

Críticas a la relación entre Correa y los medios privados

“Tomadas juntas las acciones de Correa y las provisiones de la nueva constitución presentan un desafío serio para los medios ecuatorianos y para la libertad de prensa”, reza un cable fechado en febrero de 2009, enviado por la embajada de Estados Unidos en Quito al Departamento de Estado.

El documento diplomático analiza la relación entre el gobierno de Correa y los medios y detalla lo que describe como ataques del presidente a la prensa.

“Desde que Correa asumió en 2007 ha tachado a los medios comerciales ecuatorianos de ‘incompetentes’ y se quejó de que la mayoría de ellos protegían los intereses económicos de sus propietarios y no los de los ciudadanos ecuatorianos. En 2008, el gobierno tomó control editorial y de gestión de dos televisiones nacionales propiedad de la familia Isaías”.

El mismo cable muestra la preocupación de la embajada estadounidense ante los puntos de la nueva constitución ecuatoriana relacionados con la comunicación.

“Falta ver cómo reaccionaría el público si los ataques del presidente y los cambios constitucionales condujeran a una situación como la de Venezuela, donde quedan pocos medios independientes. O si el sistema de comunicación prometido en la nueva constitución demuestra no ser otra cosa que una prensa bajo control estatal”, concluye el la misiva.

Ecuador, las FARC y el antiterrorismo

“El mayor reto para la seguridad y el antiterrorismo para Ecuador sigue siendo la presencia de narcotraficantes, criminales y grupos terroristas colombianos en la región fronteriza del norte”, apunta un cable filtrado fechado en diciembre de 2009.

El documento señala que las FARC usan “regularmente” el territorio ecuatoriano para “descansar, (obtener) ayuda médica, armas y explosivos, recuperarse, reabastecerse y entrenarse, además de procesar coca, plantarla y producirla de forma limitada”.

“Algunos funcionarios ecuatorianos en la frontera creen que el impacto económico de las FARC permitió comprar silencios y complicidades”, agrega el cable.

Por otro lado, el documento describe a las instituciones judiciales de Ecuador como “débiles, susceptibles a la corrupción y fuertemente bloqueadas con casos pendientes”.

La “relación bipolar” de Correa con Estados Unidos

En un cable fechado en febrero de 2010, la embajada estadounidense en Quito analiza la relación de Correa con Estados Unidos.

El cable apunta el que considera “éxito” de los programas de ayuda y cooperación de Estados Unidos en Ecuador, que, asegura, “disfrutaron de un fuerte apoyo del gobierno y de la sociedad civil”.

Sin embargo, el informe concluye que “Ecuador no es un socio confiable y creíble”.

“La obsesión de Correa y su gobierno con asegurar el control soberano, sus actitudes insulares a la hora de tratar con los donantes internacionales y las instituciones y su relación bipolar con EE.UU. continuarán complicando nuestra relación con este país”.

Después de la filtración, Correa fue entrevistado por Assange en su programa “El Mundo del Mañana” (The World Tomorrow), que se emite en la cadena Russia Today.

“Y por supuesto que somos nacionalistas y que defendemos la soberanía del país”, aseguró Correa en referencia a la misiva.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: