Día mundial sin tabaco

Cuando una persona empieza a consumir cigarrillo no es fácil parar, afirma Tatiana Narváez, psicóloga, quien asegura que la adicción al tabaco es una de las más difíciles de combatir, a pesar de lo peligrosa que es, pues acarrea un sinnúmero de males, principalmente respiratorios, aunque también genera inconvenientes en el corazón, en el sistema reproductivo femenino y en el sistema nervioso central.

“Dejar de fumar ha sido uno de los procesos más fuertes que he tenido que pasar en mi vida”, comenta Camila Iturralde, gerente de una empresa en Quito, quien comenta que decidió dejar su “vicio” porque quería llevar una vida más sana. “Yo tenía tos con flema, sentía el pecho oprimido y, además, mi ropa, mi casa, mi carro y mi cuerpo olían a mal”, dice la joven.

Para calmar la ansiedad, decidió comprar un cigarrillo electrónico que le ayudó durante un tiempo, pero finalmente, un día de estrés, volvió a caer. “Hoy en día debo confesar, con vergüenza, que este vicio me ha atrapado nuevamente, la tos, la ronquera, el olor a cenicero son parte de mi vida otra vez”, señala.

Los inconvenientes

‘Fumar produce cáncer’ o ‘fumar mata’ son algunas de las leyendas que pueden leerse en las cajas de los cigarrillos, las cuales alertan sobre el peligro de esta actividad que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), constituye la primera causa de muerte evitable en el mundo. Asimismo, esta institución estima que la mitad de las personas que fuman fallecerán por esta causa.

Byron Canelos, neumólogo, señala que hay dos tipos de fumadores: los activos y los pasivos.

Los riesgos de ser un fumador activo se basan en que la persona inhala una de las más de 4.500 sustancias que tiene el tabaco, la cual es perjudicial porque “daña las células, generando la aparición de tumores, y afecta al cerebro, a las vías urinarias, al sistema digestivo, al sistema cardiovascular y al sistema respiratorio”, señala el especialista.

También, a nivel respiratorio, produce bronquitis, asma, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), fibrosis pulmonar e incluso cáncer en el pulmón, uno de los más peligrosos y mortales.

Sin embargo, el fumador pasivo no se libra de estas consecuencias, pues varios estudios que se han realizado a nivel mundial han probado que tan solo inhalar el humo del tabaco puede ser perjudicial, comenta el experto, quien indica que estas personas también pueden llegar a generar tumores en los pulmones debido a que están recibiendo las sustancias dañinas, pero sin ningún tipo de filtración.

¿Hay solución?

“Hay algunas enfermedades que son reversibles, pero otras que no”, comenta Canelos.

Por ejemplo, una bronquitis leve se puede controlar y eliminar, pero cuando ya pasa a ser un problema crónico, hay que aprender a controlarla y a vivir con ella. Asimismo, hay patologías que son persistentes y progresivas, como la EPOC, que si no se tratan a tiempo pueden ocasionar la muerte.

Y, aunque no es curable, dejar de fumar puede traer grandes beneficios, ya que según el experto, tan solo seis horas después ya se pueden observar los primeros cambios benéficos en el organismo.

EL DATO
Según datos del Ministerio de Salud, en Ecuador mueren a causa del consumo del tabaco, un aproximado de 4.000 personas al año, esto es 11 personas cada día.

EL DATO
Quienes empiezan a fumar a tempranas edades tienen mayores probabilidades de convertirse en adictos y es más difícil que dejen el tabaco.

La Hora

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: