Economía

Bancos solo prestarán la mitad para vivienda

GASTO. El comprador deberá tener la mitad del costo de la vivienda para acceder al crédito.<br /><br /><br /><br />
GASTO. El comprador deberá tener la mitad del costo de la vivienda para acceder al crédito.

La banca privada va a prestar menos dinero para viviendas y autos si la Ley de Regulación de Créditos Hipotecarios y Vehículos se aplica tal como la aprobó la Asamblea. El sector identificó cinco puntos que deben cambiar, entre ellos, que no se aplique de manera retroactiva y que se reduzca el límite del costo de la casa de los créditos a los que aplicará.

La norma determina que, en caso de mora, el deudor puede acogerse a la devolución del bien y con ello saldar la totalidad de la deuda. En el caso de que quede un excedente del  remate de la casa o el auto, la banca deberá darle el vuelto al moroso. Esto provocará dos efectos: “se va prestar menos y se va a estimular la cultura del no pago”, aseguró César Robalino, presidente de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE).

En la actualidad, los créditos hipotecarios en la banca privada cubren el 70% del valor de las casas. En el caso de carros, cubren el 80%. Es decir, los clientes deben tener el 30% y 20%, respectivamente, en su bolsillo para acceder al préstamo. Pero con la Ley, la banca “solo va a dar el 50%”, indicó Robalino. Esto, para no perder en el caso de que con el tiempo la casa o el carro se devalúe y con la venta no se alcance a cubrir el saldo.

El efecto en el sector automotriz sería, a criterio de la ABPE, la caída de las ventas, porque el 60% se realiza mediante créditos. La Asociación estima un decrecimiento del 20%. En el último año se vendieron 139.893 autos en el país.

Pedidos

La banca tiene seis pedidos puntuales para que esto no suceda. Primero que se elimine el punto sobre que la norma “será aplicable a todos los procesos de ejecución”. Esto porque “significa retroactividad y eso es inconstitucional”, anotó Robalino, porque aplicaría a todos los préstamos hasta ahora entregados. Es decir, a alrededor de 1.300 millones de dólares que el sistema privado tiene en cartera hipotecaria.

La segunda observación es que “no es conveniente cerrar la hipoteca porque afectará a los clientes que solo tienen un bien”. La Ley elimina las hipotecas abiertas, es decir, que un mismo bien, ya sea un carro o una casa, puede ser utilizado como garantía para la obtención de otro préstamo.

El sector además espera que el Ejecutivo vete el límite de los costos de las viviendas a las que aplicará la norma. En el caso de las casas fue determinado en 500 remuneraciones básicas unificadas (146.000 dólares) y en carros en  100 remuneraciones (29.200). El argumento de la banca privada es que en hogares se reduzca a 200 salarios básicos (58.400 dólares), porque los 500 benefician a la clase media alta y no a los pobres.

La obligación de destinar el 5% del patrimonio técnico constituido de las entidades financieras para préstamos es otro tema de desacuerdo. En la actualidad esto representaría alrededor de 125 millones de dólares, del total que asciende a 2.500 millones. Esto obligará, dicen, a entidades como cooperativas a desviar su interés de negocios e iniciar en productos en los que no tienen experiencia.

Los dos pedidos restantes tienen que ver con la eliminación del articulado que determina el no cobro de intereses en el momento que inicia el juicio por mora.

LA Hora

Deja un comentario