Dilma primera vez en Cuba

Al aterrizar en la noche del lunes a Cuba en su primer viaje a la isla como presidente de Brasil, Dilma Rousseff se centrará en las oportunidades generadas por la apertura económica gradual del país caribeño.

El viaje, que durará hasta la mañana del miércoles, se produce una semana después del lanzamiento de la última cuota del préstamo brasileño de US$ 682,15 millones para ampliar el puerto cubano de Mariel, a 40 kilómetros de La Habana.

Realizado por la empresa brasileña Odebrecht y con finalización prevista para enero de 2013, la obra incluye una “zona especial de desarrollo”, con industrias para exportación y para abastecer el mercado cubano.

Según diplomáticos brasileños, además de ayudar a Cuba en su misión de “actualizar” el socialismo y diversificar sus fuentes de ingresos, la ampliación del puerto abrirá oportunidades de negocio para empresas brasileñas interesadas en establecer o expandir sus operaciones en América Central.

Y si Estados Unidos decide suspender el embargo económico sobre la isla, las empresas ubicadas en el puerto tendrán un acceso privilegiado a uno de los mayores mercados mundiales, ya que Mariel se encuentra a 160 km del estado de Florida.

Por ahora, una empresa brasileña – el fabricante de vidrio Fanavid – se está preparando para abrir una unidad en el sitio, en asociación con el gobierno cubano. Alrededor del 80% de la producción de la fábrica será exportada.

Durante su visita, también de acuerdo a diplomáticos brasileños, Rousseff va a negociar una iniciativa conjunta para la producción de medicamentos, aprovechando la experiencia cubana en la industria farmacéutica.

Mayor apertura

Raúl CastroDesde que Raúl Castro tomó el poder hay una mayor participación de empresas privadas en la isla.

La instalación de empresas extranjeras en Cuba ha sido alentada por las medidas adoptadas desde que Raúl Castro tomó el poder en 2008, cuyo objetivo es reformar el modelo económico cubano y permitir una mayor participación de empresas privadas. En los últimos meses, el gobierno cortó subsidios, devaluó el CUC (peso cubano convertible), anunció la eliminación de 500.000 puestos de trabajo del sector público, autorizó la compra y venta de casas y permitió la apertura de más de 400.000 pequeñas empresas.

Castro también ha luchado por atraer más inversiones extranjeras a la isla, como en la contribución brasileña a la construcción de una industria del vidrio en el puerto de Mariel. Otra empresa con inversión brasileña que espera abrir pronto en Cuba es una cadena de almacenes de materiales de construcción, herramientas y productos para el hogar. La tienda, de la empresa brasileña TendTudo en asociación con un socio local, será la primera del grupo en el extranjero.

Los diplomáticos dicen que las cuestiones económicas y la cooperación bilateral van a dominar la visita de la presidente. Afirman que Rousseff no debe encontrarse con la bloguera opositora Yoani Sánchez, que busca la autorización del gobierno cubano para visitar Brasil en febrero, ni tampoco mencionar la situación de los derechos humanos en la isla.

El viaje de la presidente se llevará a cabo 11 días después de la muerte del opositor cubano Wilman Villar, quien falleció luego de una huelga de hambre en la que protestó contra su condena a cuatro años de prisión. El gobierno cubano, sin embargo, dijo que Villar fue arrestado por golpear a su esposa y que recibió tratamiento médico adecuado en la cárcel.

Comercio

La reforma en el puerto de Mariel y la instalación de empresas brasileñas en Cuba se produce en paralelo con un aumento significativo de las exportaciones brasileñas al país caribeño. Hoy, Brasil es el cuarto socio comercial de La Habana, después de Venezuela, China y España.

En 2011, según el Ministerio de Industria y Comercio Exterior brasileño, las ventas entre los dos países llegaron a un récord de US$ 642 millones, 31% más que en 2010. El balance es ampliamente favorable a Brasil, que tiene excedentes de US$ 458 millones.

Los principales productos brasileños exportados a Cuba son el aceite de soja, maíz, pollo, arroz, carne y café. Cuba exporta a Brasil en especial ingredientes de medicamentos y cemento.

De acuerdo con la Agencia Brasileña de Exportación (Apex-Brasil), hay espacio para expandir las ventas a la isla. En 2010, la agencia publicó un estudio sobre las oportunidades de mercado en Cuba. La encuesta encontró buenas oportunidades de negocio en los sectores de carne de res y cerdo, productos de confitería, lácteos, pastas, muebles, maquinaria, tractores, generadores, zapatos y los instrumentos de precisión, entre otros.

El Brascuba, empresa que promueve el comercio entre los dos países, ve posibilidades de inversión de Brasil en las industrias petroleras, mineras y básicas (principalmente para la producción de aluminio).

 

BBC

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: