Caos en los hospitales por renuncias obligatorias

Un vocero del Ministerio de Relaciones Laborales confirmó que son 3.500 personas, que están siendo notificadas, que deberán salir de diferentes instituciones públicas.

Por ahora los afectados son algunos empleados de los ministerios de Salud, de Vivienda y del Interior.

Al menos 180 médicos, personal de enfermería, administrativo y obreros del Hospital Abel Gilbert, conocido como Guayaquil, recibieron esta mañana la notificación de compra de renuncias, según el gerente administrativo Walter Luna. Los médicos afirman que son unos 480 funcionarios.

En el Hospital Baca Ortiz de Quito se solicitó la renuncia de unos 30 médicos y empleados.

Hay unos 40 funcionarios del Ministerio de Relaciones Laborales, de la Dirección de Trabajo en Guayas, fueron notificados de la compra de renuncias y de inmediato retiraron sus pertenencias.

En Portoviejo (Manabí) son 170 funcionarios del hospital Verdi Cevallos y del Instituto de Control Sanitario separados de sus funciones públicas.

En Loja se produjo el pedido de renuncia para unos 100 funcionarios de instituciones de salud y de la gobernación.
Un cáos es lo que viven los hospitales en este momento, tras la notificación de despido a cientos de médicos y enfermeras en los hospitales del país. Alas afueras de Hospital de niños Baca Ortiz se vivió momentos tensos tras la noticias, pues varios médicos que se encontraban en labores abandonaron sus puestos dejando a los pacientes en el hospital.

Los familiares de los miles de pacientes se quejaron que esa o era la forma notificar la renuncia, “lo que menos podía hacer el Gobierno en este momento es dejar a la deriva los hospitales, no había médicos y menos que terrible esta situación”, afirmo la mama de un niño internado.

En Machala (El Oro), unos 60 médicos y trabajadores del Hospital Teófilo Dávila de Machala recibieron su carta por la cual deben acogerse a la renuncia voluntaria.

En Esmeraldas, decenas de trabajadores de la Dirección Provincial de Salud, del Hospital Delfina Torres de Concha, de los Centros de Rehabilitación Social y de otras instituciones públicas fueron notificados de sus renuncias voluntarias.

Cuarenta recibieron la acción de personal en la Dirección de Salud. Otros 40 trabajadores de la Refinería de Esmeraldas, que estaban siendo investigados por presunta falsificación de documentos también fueron notificados sobre sus vistos buenos.

En Nueva Loja, unas 38 personas entre médicos y personal administrativo del Hospital Dr. Marco Vinicio Iza, y de la dirección provincial de Salud de Sucumbíos fueron notificados con la compra de renuncias.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: