Gobierno Boliviano expulsará a la USAID

El Gobierno de Bolivia anunció hoy su “decisión política” de expulsar a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) al acusarla de promover un plan de desestabilización del presidente del país, Evo Morales, aunque no precisó cuándo se formalizará tal medida.

El director de la Agencia de Desarrollo de Macrorregiones y Fronteras y exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, hizo el anuncio en una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno.

“La salida de Usaid es una decisión política de nuestro Gobierno. Simplemente estoy advirtiendo, informando al pueblo boliviano, sobre la amenaza que se cierne sobre nuestra estabilidad democrática y también sobre nuestros recursos naturales”, dijo Quintana.

Remarcó que, así como en septiembre de 2008, el presidente Morales expulsó al embajador estadounidense, Philip Goldberg, que estaba acusado de conspiración política, hoy debe echarse a Usaid.

“Con la misma valentía, con el mismo coraje, con la misma templanza tenemos que expulsar inmediatamente a Usaid”, agregó, aunque no precisó cuándo se concretará esta medida.

También agregó que si a Usaid le queda un “adarme de dignidad” o “alguito de decencia” tendría que irse por su cuenta en lugar de esperar la expulsión del país.

Argumentó que la agencia de cooperación forma a los líderes de las etnias y financia sus proyectos para que respalden políticas medioambientales de Estados Unidos que buscarían la creación de reservas indígenas en la Amazonía y la explotación de sus recursos naturales.

Estos vínculos son, a juicio de Quintana, la razón por la que los indígenas bolivianos realizan hoy una marcha para oponerse a una carretera que atravesará un parque natural del centro del país.

Morales dijo el fin de semana que está reflexionando sobre la petición de organizaciones sociales para “acabar con Usaid”, a la que acusó de estar haciendo “mucho daño” a Bolivia.

El martes, el Gobierno también expresó a un representante de la embajada de Estados Unidos su “malestar” y “profunda preocupación” por contactos telefónicos que mantuvo esa legación con los líderes de la marcha indígena que se opone al proyecto vial del Gobierno.

El ministro de la Presidencia, Carlos Romero, que ejerce interinamente como canciller, hizo conocer esa posición ante el ministro consejero interino de la embajada, William Mozdzierz.

El Ejecutivo de Morales, que en 2008 también expulsó a la agencia antidroga estadounidense DEA al acusarla de conspiración, negocia desde el 2009 un “acuerdo marco” que mejore la relación bilateral y que tiene como una de sus controversias la definición del destino de la ayuda económica de ese país en Bolivia.

 

Tomado: ABC

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: