Twittero aludido responde a Correa

Foto: captura de twitter sobre  comentario de presidente correa.

Tomó por sorpresa a todos: en plena cadena sabatina, el presidente de la República, Rafael Correa, leyó, con nombre y apellido, un par de tweets de personas que se habían manifestado a través de esta plataforma, respecto a medidas tomadas por el gobierno.
Subita y drásticamente, los tweets contra el Gobierno disminuyeron. ¿La Presidencia está controlando las opiniones del Twitter?
No sería el primer gobierno en hacerlo: el pasado mes de mayo, la administración chilena anunció públicamente el monitoreo de los comentarios que se emitan a través de las redes sociales, sobre el régimen. La noticia causó malestar general entre lo internautas de ese país.

Esto es lo que mencio el twittero aludido en un comentario a un artículo en Diario Hoy sobre las acusaciones del presidente:

Aprovecho este artículo, por su titular y porque fuí aludido por la misma persona quien dijo que he hecho por Twitter comentarios llenos de odio, para comentar sus acusaciones.
A propósito de las desatinadas declaraciones de Rafael Correa a un medio de comunicación paraguayo, en el sentido de que no teme pasar a la historia como un presidente censurador, me permití comentar en la noticia publicada por El Comercio y no por Twitter que lo que debian tener los presidentes es vergüenza y no miedo a ser recordados de esa manera. Además remarque que normalmente quienes no tienen vergüenza tampoco tienen miedo. Las dos son sensibilidades propias de un ser inteligente que puede medir las consecuencias de sus actos. Quienes obnubilados por la embriaguez del poder, el alcohol o las drogas, o porque su coeficiente intelectual no alcanza, no reconocen esas alarmas.
No es odio, es preocupación e indignación. La primera porque cada vez más el Ecuador va perdiendo su institucionalidad, nadie respeta la constitución ni los derechos que garantiza. La segunda, porque el tiempo sigue su marcha y la oportunidad de una vida digna para los ecuatorianos se pierde, gracias a la inoperancia de quienes ensayan con una arrogancia macabra.

Redacción

Periodismo e investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: