periodismo

Las ‘refris’ y carros viejos dentro de plan Renova

Proyecto gubernamental

El electrodoméstico ya comenzó a ser reemplazado la semana anterior, pero no sería lo único; también se procedería los vehículos particulares

El reemplazo de electrodomésticos y vehículos antiguos por nuevos forma parte de la política del Gobierno.

El primer proyecto arrancó en Santo Domingo de los Tsáchilas, luego se extenderá a Galápagos y el resto de provincias. La idea es reemplazar 330 mil refrigeradoras en cinco años con una inversión de $75,9 millones, con un aporte promedio de $230 por unidad.

Los beneficiados serán las personas que consuman menos de 200 KW hora/mes y ello lo certificará la empresa eléctrica de cada jurisdicción, según un informe dado a conocer por Diego Egas, asesor del Ministerio de Industrias y Productividad.

Además, se tomará en cuenta una antigüedad de 10 años para el cambio de la refrigeradora, la misma que servirá como parte de pago. El Gobierno facilitará un crédito de hasta 36 meses por el valor de la diferencia para reemplazarla. Esta se la cancelará a través de la planilla de luz.

Las empresas Induglob (Indurama) y Ecasa serán las que fabriquen las refrigeradoras. Ambas colocaron dos modelos destinados a evitar la contaminación, las que contarán con un sistema interno para eliminar las variaciones de voltaje y dispondrán además de las respectivas garantías.

Cada refrigeradora sustituida representa 55 kWh/mes menos, lo que implica un ahorro de $81 por año.

El aparato a reemplazarse será retirado por técnicos designados por el Ministerio del Ambiente para luego ser llevados a empresas recicladoras.

De su lado, interesados como Elizabeth Vega tienen dudas. “¿Quién determinará si mi refrigeradora entra o no en el proyecto?”, afirmó en referencia a que no posee la factura que certifique que el aparato se compró hace una década.

Asimismo, Elvia Rivera se preguntó: “¿Quiero beneficiarme, a dónde debo acudir?”.

En tanto, el Gobierno prepara la ampliación del Plan Renova. El presidente Correa ha dicho, en dos ocasiones, que cambiará los vehículos particulares viejos mediante un bono, aunque no precisa cifras.

Entre los potenciales beneficiados están los dueños de carros antiguos que no superen los 3 000 cm. cúbicos, considerados entre los de mayor consumo de combustible.

“Hemos visto un plan de chatarrizacion con la CFN, para que en unos años le podamos comprar un auto a ese pobre y pueda tener un vehículo mejor”, dijo el mandatario durante su último enlace.

La idea es que se adquieran vehículos financiados tanto con la venta de las unidades viejas, como con un crédito que se realice través de una de las entidades financieras del sector público. Los beneficiarios de este programa serían las personas de menos recursos.

Hasta el momento, con el Plan Renova, en el sector del transporte público se han cambiado más de 13 000 unidades. De estas, alrededor de 8 500 han sido chatarrizadas. (NMCH)

 

Tomado: Diario Hoy (Diario de Negocios)

Categories: periodismo

2 replies »

Deja un comentario