Pensamientos

Correa tacha a periodista de Diario Hoy de “FUMADO”

El Presidente Correa tacho a periodista de DIARIO HOY de “FUMADO” por una nota que fue rectificada.

Esto es lo que dijo el Presidente en su cadena sabatina:

“Eso no es error compañeros. Osea ustedes son periodistas, ustedes no van a decir Ricardo Antón se está construyendo una casa en La Viña, como él mismo informó, eso es estar chiflado, qué se habrá fumado pues ese tipo, eso no es error, eso demuestra el estado crítico, gravísimo de cierta prensa, yo recuerdo en campaña, en el 2006, se hizo un debate en el Centro de Exposiciones de Guayaquil, con cinco de los principales candidatos a la presidencia: Álvaro Noboa, Rosero, León Roldós, quien les habla, repletos, y luego diario HOY y las mismas acusaciones, insultos, lo cual era mentira, fue un debate muy profundo donde se establecieron claras diferencias ideológicas, cuando yo retomo a diario HOY, saben lo que tienen que reconocer los periodistas?, que no habían podido entrar porque estaba lleno y habían tenido que hacer un copy page de los debates políticos. No habían entrado y escribieron sobre algo a donde no estaban, pregunto yo: ¿siguen trabajando esos periodistas en diario HOY?, pero ese es nivel de periodistas que tenemos, imagínense a una periodista que ose poner en palabras del presidente algo que nunca dijo, y más encima diga como él informó, como él informó que está construyendo una casa en La Viña, y verán que esta es una mentira que va a ser difícil detener, verán que de aquí a tres meses vendrá uno de estos asambleístas de mala fe, y como está construyendo su casa en La Viña, ya será imposible parar esta mentira”.

Según el Presidente en la actualidad nadie puede equivocarse y menos contra él, ¿acaso el nunca se a equivocado?, acaso él nunca ha escrito algo mal…

Leamos lo que dice la prensa extrajera (Diario ABC) sobre una publicación del Presidente Correa:

RAFAEL CORREA, RECETARIO PARA UN DESASTRE

Rafael Correa, el presidente de Ecuador, acaba de publicar un libro. Lo llamó Ecuador: de Banana Republic a la No República. En la solapa del libro Correa aporta sus notables credenciales académicas y declara su filiación ideológica. Dice ser un seguidor de la Doctrina Social de la Iglesia y de la hoy muy desacreditada Teología de la Liberación. Pero es en el texto, compuesto por artículos previamente publicados, donde encontramos las claves de su visión de los problemas de Ecuador. Es ahí donde comparece una abultada lista de malos a los que fustiga junto a los buenos a los que cita elogiosamente.

Sus héroes son el Estado, la Teoría de la dependencia, la planificación, el gasto público, el dirigismo desarrollista, una moneda nacional que sirva para encajar las crisis y compensar la improductividad del país, Raúl Prebisch, J.M. Keynes, James Petras –un disparatado economista marxista radical–, las protecciones arancelarias para desarrollar la industria nacional, cierta conveniente inflación y hasta Facundo Cabral y Eduardo Galeano, como para poner cierta nota folclórica a un texto que es semiacadémico.
El libro tiene algunos errores impropios de un economista formado en Estados Unidos como, por ejemplo, afirmar que el gobierno de F.D. Roosevelt revocó el patrón oro en 1933, algo que sucedió, realmente, durante la administración de Richard Nixon varias décadas más tarde. Roosevelt lo que hizo fue devaluar el dólar con relación al oro: de 20 dólares la onza a 35, medida que, en su momento, fue considerada por muchas personas como una violación de los derechos de propiedad.
Estamos, pues, ante un gobernante que posee cierta visión ideológica perfectamente calificable como estatista (“tercermundista”, les llamaba Carlos Rangel), acompañada por una acendrada desconfianza en la economía de mercado y en las intenciones de las grandes democracias desarrolladas. Lamentablemente, a esta equivocada forma de entender cómo debe gobernarse, cuarenta veces fracasada en América Latina a lo largo del siglo XX, se une un temperamento claramente autoritario, según su propio hermano, y la perniciosa arrogancia intelectual de quien no conoce la duda y se mantiene indiferente ante una realidad que desmiente constantemente las premisas de las que parte.

Texto completo del artículo en: http://www.abc.com.py/nota/64029-rafael-correa-recetario-para-un-desastre/


Categories: Pensamientos

Deja un comentario